Psiquiatra: «La depresión no merma el juicio de la realidad»

J.M.
-

«Una corriente de aire podía provocar en Cristina un dolor intenso», relató ayer sobre su vulnerabilidad un médico que atendía periódicamente a la víctima del crimen

El acusado de la muerte de Cristina Martín, a la entrada de la Audiencia Provincial. - Foto: David Pérez

El audio de una llamada de la hermana de Cristina Martín al servicio de emergencias 112 Castilla-La Mancha, a petición de la defensa, cerró hoy la tanda de pruebas del juicio contra José Rafael G. S. por el crimen de su esposa el 5 de febrero de 2017 en Mora. El jurado popular deberá escuchar hoy las conclusiones de la Fiscalía, la acusación particular y la defensa antes de sentarse a deliberar sobre el veredicto. El ministerio público solicita para el acusado la prisión permanente revisable, la máxima pena del Código Penal, y la defensa rebaja el crimen a homicidio.
El juez mencionó ayer los pormenores del veredicto que el jurado deberá a comenzar a deliberar mañana, entre ellos que siete de los nueve votos a favor de la culpabilidad resultan suficientes para la declaración, pero que en el caso de la inocencia se reduce a cinco a favor del reo. Los integrantes del jurado escucharon los detalles tras poco más de tres horas de sesión en la que intervinieron los médicos que atendían periódicamente a Cristina Martín, la víctima, y los psiquiatras que trataron a José Rafael en los meses anteriores. El acusado estuvo 15 días ingresado en una clínica un año antes del suceso y, cinco meses despúes, en el hospital.
Una psiquiatra que trató a José Rafael hasta apenas tres meses antes del crimen indicó que la capacidad volitiva y cognitiva estaban conservadas en el caso de este hombre hasta la última consulta, en noviembre de 2016. La especialista opinó que el estado depresivo no tiene relación con el desenlace. «No le merma las capacidades de juicio de la realidad».
Así, señala que resulta típico entre los depresivos el bajo estado de ánimo o la desgana, pero no ser agresivo.
una víctima vulnerable. Uno de los abogados de la acusación ha repetido en el juicio que una mota de polvo podía provocar un desmayo de la víctima, tal era su vulnerabilidad. Por ello, tenía reconocido un 85 por ciento de minusvalía por parte de la Junta de Comunidades. Ayer, uno de los médicos que atendía periódicamente a Cristina Martín puso otro ejemplo elocuente: «Una corriente de aire podía provocar un dolor intenso». Además, los facultativos detallaron que usaban anestesia general para lavar a la paciente.
Hay que recordar que la Fiscalía pide para el acusado la prisión permanente revisable (un mínimo de 25 años de cárcel) por un delito de asesinato con alevosía de género y por tratarse la víctima de una persona especialmente vulnerable por razón de la enfermedad. La quinta sesión comienza mañana a las 9:30 horas.