La tarjeta de Roberto se usó en 2 ocasiones tras desaparecer

J.M.
-
La tarjeta de Roberto se usó en 2 ocasiones tras desaparecer

La familia está segura de que la marcha de este vecino de Casarrubios del Monte no es voluntaria y confirma que se extrajo dinero de la cuenta de él en los dos días siguientes a su desaparición: el 19 y el 20 de febrero

Manuel tiene claro que alguien utilizó en dos ocasiones la tarjeta bancaria de Roberto García, su hermano, después de que desapareciera el 18 de febrero en Casarrubios del Monte. No revela quién le ha facilitado la información, pero da por seguro que extrajeron dinero los días 19 y 20 de ese mes en las sucursales de Casarrubios del Monte y de la localidad madrileña de El Álamo. «No sé la cantidad económica», reconoce en declaraciones a este diario.
En esos días, la familia desconocía que Roberto García, que ejerció como alguacil del Ayuntamiento de Casarrubios del Monte durante 30 años y se había jubilado unos meses antes, había desaparecido del mapa. Soltero y residente en esta localidad sagreña, veía con frecuencia semanal a sus dos hermanos. Fue su sobrino, hijo de Manuel, quien vio el día 20 el coche de su tío en una calle de El Álamo. Era extraño porque sólo acudía a este municipio vecino para saludar a su hermano, y además, el turismo estaba mal estacionado, sobre unas señales de advertencia.
Entonces empezó la ronda de llamadas y mensajes de ‘whatsapp’ sin contestación. Y la preocupación se apoderó de sus allegados cuando preguntaron en las tiendas que frecuentaba a diario, y los dueños afirmaban que no lo habían visto desde hacía unos días. Así que el 21 formularon la denuncia ante el cuartel de la Guardia Civil.
«Voluntaria no ha sido la desaparición», afirma tajante Manuel sobre el paradero de su hermano, de 63 años y 1,70 metros de altura. El desaparecido había cobrado unos 30.000 euros de la venta de una casa en septiembre del año pasado, pero su situación económica no era boyante. De hecho, se quejaba en ocasiones ante su familia.
«Lo más lejos que se movía era para ir a sus tierras en El Viso y Casarrubios. Y por El Álamo», aclara Manuel, un radio de menos de 10 kilómetros que multiplica la preocupación por el estado de Roberto.
sin unos signos extraños. «El coche estaba bien cerrado y sin signos de violencia. Y la casa estaba impoluta», precisa el hermano por la ausencia de evidencias de un posible secuestro que debió de producirse el mismo día 18 o la noche anterior. Nadie puede confirmar haberlo visto el día 18, pero la jornada anterior sí estuvo en el bar que frecuentaba con un grupo de amigos. Se fue de noche y nadie ha vuelto a saber nada de él. «Creo que no pasó la noche en casa», conjetura el familiar.
Hombre de costumbres, Roberto comía a diario en el mismo restaurante de Casarrubios del Monte, y desde hace justo dos meses quedó interrumpido ese hábito. Hoy hace 59 días que a Roberto «parece que se lo tragó la tierra», como declaró hace unos días a este diario el alcalde, Jesús Mayoral, quien destacaba que el desaparecido se encontraba bien de salud.
El Ayuntamiento y la agrupación de Protección Civil organizaron precisamente dos batidas en los días siguientes a la denuncia de la desaparición entre los términos municipales de Casarrubios del Monte y El Álamo, separados apenas por cuatro kilómetros, pero no se encontró rastro de él. No obstante, el alcalde afirmó que barajan preparar más salidas para intentar encontrar pistas sobre el paradero del alguacil de toda la vida de Casarrubios del Monte.
«Sospechamos de todo», apunta el hermano, quien cree que pueda estar implicado alguien del entorno. Mientras, pide a la Virgen que aparezca Roberto, un recién jubilado que se echa en falta en Casarrubios del Monte desde el 18 de febrero.