El Centro Cultural San Marcos se ofrece como archivo del Fondo Kati

M.G./Toledo
-
El Centro Cultural San Marcos se ofrece como archivo del Fondo Kati - Foto: David Pérez

El concejal de Cultura, Jesús Nicolás, avanza la posibilidad por la cercanía del edificio al Archivo Municipal. El Ayuntamiento también estudia crear una red de ciudades que compartan el legado

«Toledo es la columna vertebral de nuestra memoria». Ismael Diadé siente la ciudad muy cerca a pesar de que la familia Kati se exilió a Mali en 1467 llevándose una biblioteca manuscrita que despierta un enorme interés desde hace años a nivel internacional, incluso en Unesco. El patriarca de la quinta generación de esta familia acaba de recibir la Medalla de Oro de la Ciudad por su extenso archivo y tiene claro que quiere mantener un estrecho vínculo con Toledo. «Siempre he tenido la seguridad de que llegará un día en el que volverá a compartir el día y la noche con los toledanos».
Quizá ese momento se acerca, puesto que la Concejalía de Cultura está estudiando la posibilidad de que parte de estos manuscritos, concretamente el fondo que  guarda relación con la ciudad, pueda trasladarse al Centro Cultural San Marcos, que pasaría a convertirse en un archivo de un importante legado que hace referencia a Toledo desde el siglo XV.
De momento, Nicolás avanzó ayer la necesidad de continuar dando vueltas a la idea, pero insistió en que San Marcos podría ser una buena sede para los manuscritos por su cercanía al Archivo Municipal. Yen principio, la familia Kati ya ha manifestado su disposición porque está deseando difundir su legado y darlo a conocer en España y en otros muchos países.
Además, el Ayuntamiento también está conversando con Ismael Diadé para ver si se puede crear una red con otras ciudades españolas que también disponen de parte de esta biblioteca que la familia Kati repartió tras la invasión de Tombuctú por los islamistas. De momento, algunas ciudades, como Jerez de la Frontera y Tarifa, ya han puesto en marcha exposiciones permanentes para dar a conocer un fondo de más de 12.000 manuscritos comprados en Toledo, Sevilla, Granada, Damasco y otras partes del mundo.

catálogo. Este miembro de la familia Kati destacó ayer, horas antes de la conferencia que impartió  en la Sala Capitular por la tarde, la importancia de una biblioteca «considerada por la Unesco como uno de los mayores hallazgos del siglo XX».
Diadé apuntó también que en estos momentos este organismo está estudiando la elaboración de un catálogo en papel, pero ofrece importantes dificultades porque buena parte de los manuscritos en árabe, castellano y hebreo contienen importante anotaciones en los márgenes que complican la tarea. Pero también va ganando peso la opción de la digitalización de la biblioteca para facilitar el acceso al legado desde cualquier parte, ya que la familia Kati tiene siglos y siglos de buena Historia.

 Víctor Ballesteros
- Foto: Víctor Ballesteros