El Ayuntamiento cuenta desde este año con un plan de actuación contra el cactus

latribunadetoledo.es
-

El Gobierno municipal cuenta desde este mismo año con un plan de actuación para luchar contra el agresivo cactus invasor ‘Cylindropuntia rosea’, vulgarmente conocido como cardenche, que durante décadas se ha ido expandiendo no sólo en algunos puntos concretos de Toledo, sino también en diferentes lugares de toda  España y cuya erradicación es elevadamente costosa y aún no se ha logrado que sea técnicamente efectiva.
Así lo explican el equipo de Gobierno en nota de prensa, ante las que califican como «infundadas» nuevas críticas del concejal del PP José López Gamarra.  Recuerdan a Gamarra que ésta es una cuestión  en la que la Adjuntía de Medio Ambiente del Ayuntamiento lleva trabajando durante años, «independientemente de las diferentes corporaciones, aunque no ha sido hasta la actual cuando se podría definir una estrategia de acción ante esta planta invasora» originaria del centro de México.
En este sentido precisan que el Ayuntamiento de Toledo trabaja desde el año pasado en colaboración y de manera coordinada con la Dirección General del Medio Natural de la Generalitat Valenciana en tareas de cooperación y asesoramiento en la lucha contra esta plaga invasora dada su experiencia de trabajo y las inversiones millonarias que llevan desarrollando desde 2010 en los montes públicos de esta zona del país.
El concejal de Gestión de los Servicios y Medio Ambiente, Gabriel González, se puso en contacto con el responsable de este departamento de la Consellería de Infraestructuras del Territorio y Medio Ambiente, Alfredo José González, para dicha colaboración institucional, fruto de la cual el Gobierno municipal ya tiene un plan de actuación en continua mejora contra esta planta.
En Toledo, la plaga afecta en un área escarpada y de muy difícil acceso de 48 hectáreas en el entorno de la ermita de la Virgen de la Cabeza, perfectamente acotada, localizada y estudiada durante años por los técnicos municipales.
No obstante y pese a los grandes avances en las tareas para erradicar esta planta, se trata  de una actuación muy minuciosa y laboriosa por las características de la propia planta, que debe desarrollarse con importantes medidas de seguridad y aún no existe un tratamiento efectivo que garantice su completa erradicación.
El Gobierno municipal deja claro que este asunto «se lleva tomando muy en serio desde hace décadas» por profesionales técnicos medioambientales que continuamente han trabajado ante una problemática que se reproduce exactamente igual en otras zonas de España, en especial el Levante.
Por ello, el equipo de Gobierno lamenta que el concejal del PP José López Gamarra «piense ahora que ha descubierto algo nuevo», después de muchos años de trabajo y dedicación de profesionales cualificados y utilice políticamente este asunto».