La familia de Guerrero Malagón pide a Diputación respuestas

Redacción
-

Consideran que una «conversación informal» con un funcionario de la Diputación no es el cauce oportuno para adoptar decisiones que supondrían «una modificación sustancial de las cláusulas pactadas»

Los familiares reiteran su afán por encontrar una solución. - Foto: Ví­ctor Ballesteros

Los familiares del pintor Guerrero Malagón insisten en pedir a la Diputación, «por los mecanismos legales oportunos a los que está obligada» y «en un plazo máximo de tres meses», que dé respuesta por parte del organismo provincial al acuerdo suscrito inicialmente para la instalación de una serie de obras del artista en el Centro Cultural San Clemente. Jorge Moraleda Guerrero, nieto del artista, opina en un comunicado difundido por la familia no haber tenido ninguna respuesta por vías oficiales, salvo las declaraciones realizadas por la responsable del área de Cultura de la Diputación a este periódico, en las que manifestaba como alternativas la exposición de las pinturas en el Centro Cultural San Ildefonso o (de forma rotatoria) en una de las salas de San Clemente.
Considera Moraleda Guerrero que el funcionario de la Diputación con el que se reunió en 2017 -dos años después de la firma del acuerdo- no posee competencias «para proponer y adoptar decisiones» en nombre del organismo provincial, y que la anunciada reunión con la diputada de Cultura «en ningún momento ocurrió».
El representante de la familia, en este sentido, considera que los ofrecimientos propuestos por la Diputación tendrían que realizarse «con las debidas formalidades legales, puesto que el cambio de condiciones suponía una modificación sustancial de las cláusulas pactadas inicialmente en el contrato antes aludido». El primer paso, por lo tanto, sería responder a Carmen y Mariano Guerrero Corrales, hijos del artista, quienes el 25 de mayo de 2017 solicitaron a la Diputación que diera «respuesta sobre la disponibilidad» de cumplir con el contrato, el cual obliga «a los herederos a ceder las obras de forma temporal y gratuita recogidas en un extenso inventario, y a la Diputación Provincial de Toledo a su traslado y exhibición en el Centro Cultural San Clemente».
Por último, Jorge Moraleda Guerrero expresa en el comunicado «mi más absoluta disposición si considera procedente dirigirse a mí personalmente, ya que nunca hemos hablado ni nos conocemos». Asimismo, expresa «nuevamente y como siempre he hecho, la colaboración necesaria para el mejor entendimiento por ambas partes, en aras de la consecución del fin último, que no es otro que la exposición de la obra de Guerrero Malagón en Toledo».