scorecardresearch

Luengo asume su derrota y pone el acento en la abstención

La Tribuna
-

El candidato no electo en las primarias socialistas de la provincia lamenta la falta de debate durante el proceso y critica que no se hayan confrontado los dos modelos. «Persiste un proceso de enfermedad que afecta al ánimo del partido», asegura

Luengo asume su derrota y pone el acento en la abstención

Ángel Antonio Luengo ha reconocido la victoria de Álvaro Gutiérrez en las primarias del PSOE en la provincia de Toledo. El concejal de Noblejas, que obtuvo algo más del 14% de los apoyos de la militancia socialista, se ha puesto a disposición de quien con su victoria anoche revalidó por tercera vez su cargo orgánico al frente del partido. En un comunicado de prensa, Luengo ha agradecido a sus compañeros de formación el haber «participado activamente en el proceso de votación que se ha celebrado sin ninguna incidencia», señalando con especial interés a aquellos 353 correligionarios que lo elegieron frente al alcalde de Escalona y presidente de la Diputación.

En su mensaje, Luengo ha recordado que es la primera vez que los socialistas toledanos escogen a su Secretario General Provincial mediante voto directo, aunque ha lamentado que este proceso haya estado marcado por «unas condiciones excepcionalmente anómalas». El candidato derrotado ha criticado que el Comité Federal de Ética y Garantías, que anunció en los medios de comunicación en la tarde del viernes la desestimación de un recurso presentado por su candidatura, no le haya transmitido tal decisión de forma personal, ni siquiera con la votación concluida. «A esta hora, todavía no ha sido notificado personalmente», explica.

Luengo ha puesto el foco en la abstención de la militancia del PSOE. «Más de un 20% de los afiliados no han querido participar en este proceso. Y es este miedo y/o apatía que se observa la que nos debe llevar a reflexionar sobre qué clase de militancia queremos para nuestro Partido». Según su diagnóstico, «hoy gana Álvaro Gutiérrez en términos cuantitativos, pero al mismo tiempo persiste un proceso de enfermedad que afecta al ánimo de participación de la militancia».

Además, ha lamentado la falta de debate existente entre los dos modelos que trataban de hacerse con el favor de los afiliados socialistas de Toledo. Luengo ha afeado «la ausencia de un debate en términos de normalidad democrática -tal y como la normativa dcl partido declara preceptivo- debido a una penosa organización que, todavía hoy, mucha gente no acaba de entender, y que ha supuesto la imposibilidad de trasladar a la militancia la confrontación de la propuestas para un nuevo modelo de partido».