Un camino más laborioso que Operación Triunfo

J. Monroy
-

Miguel Ríos apunta en el III Encuentro Canción de Autor que «las músicas que tienen algo que ver con las neuronas lo tienen difícil, las que tienen que ver más con la pelvis parece que tienen más salida»

Un camino más laborioso que Operación Triunfo - Foto: VÁ­ctor Ballesteros

Miguel Ríos fue muy sincero al comenzar a hablar en su acercamiento a los jóvenes participantes en el IIIEncuentro Canción de Autor Castilla-La Mancha, en el castillo de San Servando: «no creo que vayáis a aprender nada de mí, afortunadamente para vosotros, porque, entre otras cosas, el oficio que yo empecé cuando tenía vuestra edad ha cambiado ya no tiene nada que ver con lo que hay ahora». Pues menos mal. Porque el rockero granadino les explicó, para empezar, de qué iba esto, «es una emoción que late dentro y la necesidad de contarlo; la forma en que luego uno lo consiga o no lo consiga tiene muchísimas maneras y muchísimos trucos». Estos jóvenes tienen mucha más información sobre la técnica creativa, «pero la experiencia para llegar a eso, siempre es intransferible, es personal; la emoción que obliga también a dar ese paso también es genuina y muy difícil de transmitir».
Ríos llegaba al albergue juvenil en el que se está impartiendo el curso acompañado del director general de Juventud y Deportes, Juan Ramón Amores, y el propio consejero de Educación y Cultura, Ángel Felpeto, que no quiso perderse el encuentro. Lo hizo un tanto emocionado ante la idea del taller «porque estos chavales que se vienen aquí, no se van a Operación Triunfo, y me parece que es un camino mucho más laborioso, mucho más difícil, pero creo que tienen una autenticidad estupenda». Lo tiene en un momento en que las artes en particular parece que tienen tan poco futuro, «un camino azaroso para su desarrollo». Ríos está convencido de la que la creación es importante y la cultura fundamental, y en el desarrollo del Ser Humano, la música ha sido probablemente una de las artes que han hecho desarrollar más la conciencia.
De ahí que dé valor al esfuerzo de estos jóvenes, en un momento en el que «las músicas que tienen algo que ver con las neuronas lo tienen difícil, las músicas que tienen que ver más con la pelvis y el desarrollo emocional de las partes bajas parece que tienen más salida». El rock en su día liberó a través de la música y la contracultura a la parte del planeta menos liberal. De ahí que entienda que, en el futuro, la humanidad no dejará la música atrás.
Y el principal consejo para los nuevos creadores es «que no acepten consejos», tienen que tener su propia experiencia, dado que «lo que es transferible son las emociones, la experiencia hay que vivirla».