La hostelería vaticina un otoño «nada halagüeño»

Lola Morán Fdez.
-

Desde la AHT destacan la situación de los locales de ocio nocturno, cerrados «por obligación», y reclaman al Gobierno central ayudas para todo el sector hostelero

La hostelería vaticina un otoño «nada halagüeño» - Foto: Manu Reino

El sector hostelero vaticina un otoño con perspectivas «nada halagüeñas» tras un agosto «catastrófico» y «nefasto» para los negocios de la ciudad dedicados a este área económica, que cuenta con unos 2.200 locales con licencia. Así lo trasladó a este diario Valentín Moreno, delegado en Talavera de la Asociación Provincial de Empresarios de Hostelería y Turismo de Toledo (AHT), quien recalcó que el sector es «el más perjudicado y, por desgracia, el más señalado» en relación a los brotes de coronavirus.
Para Moreno, es además «muy difícil cambiar el sanbenito que nos han colgado de que somos los responsables de la mayoría de los casos», haciendo hincapié en que esto «no es cierto», poniendo como ejemplo que de los 23 brotes que se registraron en Toledo cuando se adoptaron las medidas especiales para prevenir nuevos contagios, tan solo uno estuvo ligado a un restaurante.
En el caso de Talavera y en relación a la actividad registrada durante los meses de verano, Moreno señaló que en junio y julio en términos generales «no se ha funcionado mal». «Muchos hemos estado con las limitaciones de los ERTE y de aforo, pero la gente gracias a Dios medio ha respondido». Sin embargo, «agosto ha sido nefasto», señaló Moreno, quien dijo que «es el año que más gente hemos visto y el año que menos dinero se ha hecho que cualquier otro año». Algo que los hosteleros achacan bien a que «el que se ha quedado tiene mucho miedo y no sale, o no tiene un duro y tampoco puede salir», así como al aumento de casos de coronavirus.
Así, en este mes ha habido negocios que han visto menguados sus ingresos entre un 60 y un 70% respecto al mismo mes de años anteriores.
Septiembre, de momento, parece que recupera cierta actividad, según trasladó Moreno, quien destacó en este sentido la colaboración del Ayuntamiento y de la alcaldesa en concreto al permitir la celebración de la Vuelta Ciclista Junior en Talavera, lo que ha supuesto «un empujón tremendo».
A pesar de ello, las previsiones para este otoño no son buenas, porque se prevé además que tampoco pueda haber celebraciones como bodas o comuniones, o al menos no con los aforos que permitirán hablar de una recuperación.
«Muchos del sector de hostelería van a caer», lamentó Moreno, quien señaló que el principal escollo son las restricciones impuestas y la falta de ayudas por parte del Gobierno central. «Del Ayuntamiento de Talavera no nos podemos quejar porque nos ha echado una mano muy grande», quiso destacar el empresario.
El delegado de la AHT señaló que la hostelería representa el 26% del PIBde Talavera, y da trabajo a un 32,7% de sus habitantes, de forma directa o indirecta.
Entre ellos están la Taberna 1900 y Pico y El Jardín de 1900 y Pico. El gerente, Luis Cano, señaló que, en el primero de los casos, la actividad este verano ha sido entre un 30 y un 40% inferior a otros años y la perspectiva para este otoño «no es muy halagüeña» porque prevén que la terraza de este negocio «apenas funcionará». «Si esto sigue así no tiene buena pinta porque se supone que vamos al interior y está mucho más limitado», en relación a aforo y restricciones. En el exterior, en estos momentos se permite un aforo del 75% y en el interior se reduce al 50%.
En el caso del Jardín de 1900 y Pico, sus grandes dimensiones han sido quizá uno de los factores que ha propiciado que haya funcionado «muy  bien» este verano. En este caso, desde la gerencia tienen «mucha ilusión» de cara a la temporada otoñal porque cuentan con dos salones, de gran aforo,  y si al menos consiguen llenar el 50% de ese aforo máximo permitido en estos momentos «podríamos salir del paso bastante bien».
Sin embargo, de otro lado en este local han sufrido las cancelaciones de eventos, que han caído hasta en un 80% desde el inicio de la pandemia, y los que se han mantenido han sido con una asistencia que se reduce hasta en un 75% respecto a lo inicialmente previsto. «Es un palo importante, pero dentro de eso estamos ilusionados porque tenemos bastante espacio y la gente intenta continuar con una vida lo más normalizada posible», dijo.
En el caso de este negocio, toda la plantilla está en activo al entender que es preciso para dar el mejor servicio a los clientes. «Antes la relación entre un camarero y un cliente era la del servicio y recogida, ahora se suma la desinfección», señaló, para apuntar que han preferido reducir beneficios para ofrecer un mejor servicio.
Ocio nocturno. El delegado de la AHT, Valentín Moreno, destacó de manera especial la situación que atraviesan los locales de hostelería dedicados al ocio nocturno, más de un centenar con licencia en Talavera. Están cerrados «por obligación», una medida que ha supuesto «una cornada importante» y que en el caso de Talavera ha hecho que esté «hundido».
«Le han obligado a cerrar, con la contrapartida de que no les han considerado todavía los ERTE por cierre por fuerza mayor», recalcó Moreno, indicando en este sentido a las cuotas que deben seguir abonando por este motivo a pesar de no haber actividad. «La puñalada que les han metido a ese sector es muy seria», subrayó, indicando que se está comentando que podría ser que hasta el 31 de marzo de 2021 no pueda reabrir.
Desde la AHT reclaman por todo ayudas al sector de la hostelería hotelería, de las celebraciones, y del ocio nocturno de manera especial, porque «están muertos, pero tienen que seguir pagando IBI, alquileres, impuestos, personal, seguros sociales, luz , agua y demás», con «ingresos cero» y «ya no hay reservas». Sin embargo, desde la AHT animan «a seguir para adelante», haciendo hincapié en que desde la hostelería se están haciendo las cosas «muy bien» de forma generalizada. «No quiere decir que algunos no cumplan las normas, y ahí es donde tiene que venir el castigo por parte de las autoridades», recalcó.