Otro día sin darse una alegría

J. M. Loeches
-
Otro día sin darse una alegría - Foto: Yolanda Redondo

El Ciudad de Toledo FS desperdicia un 2-0 a favor y acaba remontado en casa frente al Torrejón Sala (2-3)

Una jornada más, el Gelovisión Ciudad de Toledo se tuvo que quedar sin sonreír por una victoria. En esta ocasión, tendrá que conformarse con hacerlo por tener contra las cuerdas a un buen rival como el Torrejón Sala Five, que se vio con un 2-0 en contra muy pronto y al final sufrió para contener las llegadas naranjas en los últimos minutos.
El conjunto de Edu Hernández salió a hacer lo que mejor sabe, tener la pelota y crear para marcar. Sin embargo, el lastre de las pérdidas le dio a los madrileños la primera opción en las botas de Pablo, aunque Jesús hizo su trabajo. Rafa Bart respondió con un disparo inofensivo que, no obstante, fue el arranque de varias combinaciones que le dieron ventaja a los capitalinos.
En una salida rápida, Guille aguantó lo justo y necesario para darle la pelota a Iván Parro y su compañero sólo tuvo que recortar ante un rival para marcar el primero. Evidentemente, el Torrejón Sala no cambió su manera de encarar el encuentro y mantuvo una circulación rápida que le permitió crear peligro, como por ejemplo cuando el canterano Javichu no acertó a remachar en el segundo palo una jugada perfecta de los visitantes.
Y en el minuto 6, dos después del 1-0, otro robo propició la carrera de las naranjas, con Guille de nuevo como asistente y esta vez Rafa Bart como goleador, quien, sin problemas, sólo tuvo que introducir el balón en las redes. El marcador le era muy favorable a los toledanos y ahora la misión era mantenerlo y, si fuera posible, aumentarlo.
Pero bajó un poco la intensidad, o quizás creció la del contrario, pero un error en la salida de balón provocó el tanto visitante, obra de Octavio, que se encontró primeramente con Jesús y luego ya convirtió el regalo. Fue un momento clave porque los de Edu Hernández, hundidos en la clasificación, necesitan algo de inercia para seguir adelante y el 2-0 lo era. Ese gol fue una brecha para las dudas y el conjunto torrejonero empezó a acumular oportunidades para empatar. Por medio de Ayala y luego el veterano Javi Liria, que provó los reflejos de Jesús con un lanzamiento lejano.
Lamentablemente, la alarma del gol en contra se estaba encendiendo demasiadas veces y, tras una jugada por la banda izquierda, el Torrejón Sala Five alcanzó la igualada tras un remate final de Javi Liria. El Gelovisión Ciudad de Toledo al final tuvo que dar gracias porque pudo irse al descanso por detrás, como hace quince días frente al Bargas en el derbi, ya que Octavio y luego Pablo pudieron marcar el tercero.
El inicio de la segunda parte se pareció bastante al de la primera. Ningún equipo tuvo el dominio claro. Lo quiso más el equipo de casa, pero e Torrejón tampoco renunció a elaborar. Bien es verdad que al final ambos se dejaron en los pies de sus futbolistas más desequilibrantes, Parro en el Ciudad de Toledo y Pablo en los visitantes.
Alos 24 minutos se produjo una de esas jugadas controvertidas. Uno de los colegiados pitó penalti a favor del Torrejón por mano de Javi dentro del área, pero cuando Larios se dispuso a lanzarlo, su compañero le dijo que era falta a favor del cuadro toledano. Al final pudo la primera decisión y Larios volteó el electrónico.
El resultado no acongojó a los chicos de Edu Hernández y Parro, con un tiro con la zurda, estuvo cerca de igualar de nuevo la contienda. Lo peor fue que la quinta falta llegó con once minutos aún por jugarse. Llegaron los mejores minutos del Ciudad de Toledo y el juvenil Mario García, que jugó su segundo partido con el equipo sénior, se lució con una doble ocasión. Entre medias, los contragolpes del Torrejón pudieron hacerle bastante daño al equipo capitalino, pero la realidad es que se llegó al tramo final con bastante ímpetu. Darío se topó con el guardameta Cristian y Yuki no atinó con su lanzamiento. Luego Javi casi desvía con la cabeza dentro de la portería un tiro de Rafa Bart. Edu Hernández no hizo uso del portero-jugador hasta el último minuto y al Gelovisión Ciudad de Toledo tampoco le sirvió de nada cercar el área contraria. Ya no vio puerta y ni siquiera pudo puntuar para darse una alegría.