Una ayuda, por si no nos va bien en la tómbola de la vida

J. Monroy
-

Inmaculada Jiménez explica cómo la Psicología puede enseñar al adulto a escoger su camino

Una ayuda, por si no nos va bien en la tómbola de la vida - Foto: VÁ­ctor Ballesteros

Bajo el llamativo título ‘¿La Vida es una Tómbola?’ la conferencia de la psicóloga y psicoterapeuta toledana Inmaculada Jiménez inauguró la  II Jornada Participativa de Psicología abordando cómo se puede cambiar desde la psicología las consecuencias que dejan en la mente algunas malas experiencias de la infancia «para sanarnos y sentirnos mejor, poder decidir lo que queramos y poder manejar nuestras emociones».
Muchas veces, apuntó Jiménez, «nos preguntamos por qué a mí me ha tocado esto y a otra persona lo que yo considero que son cosas mejores, o por qué no consigo algo que quiero». A través de la psicología, explicó que hay cosas que nadie elige, como el país en el que nace, si este está en guerra, o la familia, que es lo más fundamental para ir creando los esquemas emocionales «que luego nos van a llevar relacionarnos en la sociedad, en nuestro barrio, en la escuela, con nuestros amigos, según nos han tratado en nuestra propia familia». Desde la Psicología, por lo tanto, se trabaja para que a pesar de todo ello, el adulto pueda escoger su vida y su camino.
Jiménez explicó cómo se van formando los esquemas emocionales, las diferentes partes del cerebro que intervienen y cómo la parte más emocional es la que nos mueve a interpretar la realidad y las experiencias vitales interpretadas con esos esquemas emocionales de la infancia a veces se quedan en la parte inconsciente «de forma que a veces actuamos o sentimos de una manera que no nos gustaría, pero que no podemos evitar». Eso está asociado a las experiencias de la infancia.