Violencia de género en redes no acaba bloqueando al agresor

Leticia G. Colao
-
Violencia de género en redes no acaba bloqueando al agresor

El Colegio de Trabajadores Sociales de CLM premia el trabajo de las profesoras de la UCLM en Talavera Patricia Fernández Montaño y Beatriz Esteban, que concluye que el 30% de jóvenes han sufrido este tipo de violencia por el hecho de ser mujeres

El uso inadecuado de las redes sociales y la violencia oculta en ellas, sobre todo entre los jóvenes, es parte de la realidad que quieren sacar a la luz las dos profesoras de Trabajo Social de la Universidad de Castilla-La Mancha en Talavera, Patricia Fernández Montaño y Beatriz Esteban Ramiro. Ambas han dado forma a un estudio sobre las violencias que se dan en redes sociales, cómo viven experiencias de violencia y cómo actúan ante ellas 300 jóvenes de la región de entre 15 y 19 años, en un trabajo que les ha otorgado el Premio a la Investigación del Colegio de Trabajadores Sociales de Castilla La Mancha, entregado el viernes en Ciudad Real.
Las conclusiones del estudio, en el que ha colaborado el Instituto  de la Mujer, son realmente sorprendentes por los datos aportados y las consecuencias que esto puede traer a medio y largo plazo.
Según explica a La Tribuna Fernández Montaño, Doctora en Trabajo Social, uno de los resultados que más ha llamado la atención de sus autoras hace referencia a que la juventud castellano-manchega sí tiene percepción sobre el riesgo de sufrir violencia en redes sociales, aunque los resultados informan que «no tienen claro qué constituye violencia y qué no, existiendo por tanto dificultades de identificación». La mayoría de ellas y ellos valoran que las personas se vuelven más violentas en redes sociales, probablemente por la «máscara» tras la que se ocultan las personas agresoras y que no suelen ser penalizadas. La impunidad de este tipo de conductas en las redes es especialmente identificada por las personas jóvenes.
Además, el 30 por ciento de las mujeres jóvenes participantes en el estudio afirman haber sufrido algún tipo de violencia en redes sociales únicamente por el hecho de ser mujeres. En concreto, hacen alusión a que es más habitual sufrir violencia cuando se trata de mujeres que no responden a los patrones estéticos y/o normativos, como ser poco atractivas o declararse feministas, entre otras. El mismo porcentaje de mujeres reconoce haber recibido comentarios sexistas y peyorativos por razón de género del tipo «vete a fregar» cuando han mostrado alguna opinión en entornos virtuales públicos.
Sin embargo, y a pesar de lo preocupante, no son estos los datos más alarmantes hallados en el estudio de las dos profesoras. Algo más sorprendente, y que hace referencia a las violencias de género dentro de las relaciones de pareja entre jóvenes, es que al menos el 20% reconoce controlar las redes sociales de su pareja. Casi un 40% considera normal este comportamiento, lo cual dejaría sobre la mesa cuestiones como el «mito del ‘amor romántico’», y que se traduce en que las y los jóvenes mantienen el antiguo y peligroso patrón de relaciones de amor con fuerte peso en la posesión y los celos», explica Fernández Montaño.
Esto nos debe hacer reflexionar, añade, sobre una mayor exposición de los riesgos derivados de estos patrones de relación, teniendo en cuenta las posibilidades de control que brindan las redes sociales.
Por último, destaca que las y los jóvenes consideran las redes sociales como un lugar en el que la violencia se perpetúa, y cuyas víctimas, generalmente mujeres, solucionan «bloqueando» al agresor cuando es desconocido, y no denunciando.