La obra de Espoletas se retrasa por una baja temeraria

M.G
-

La licitación obliga a abrir un plazo para que Lorquimur explique por qué su proyecto costará un 24,7% menos que el presupuesto base. La UCLM asegura que la intervención comenzará en otoño

La obra de Espoletas se retrasa por una baja temeraria - Foto: ï»VÁ­ctor Ballesteros

Los trámites administrativos para la rehabilitación de la nave de Espoletas en el campus de la Fábrica de Armas avanzan con más lentitud de lo esperado por la oferta a la baja de una de las siete empresas que optan al concurso, con lo que obligará a retrasar el calendario relativo a la adjudicación y  al inicio de las obras. Si bien, la Universidad de Castilla-La Mancha asegura que la intervención, que cuenta con un plazo máximo de ejecución de trece meses, se iniciará este otoño «sin problemas».
De momento, ha sido necesario habilitar un plazo para que Lorquimur justifique una oferta que ronda los 2,2 millones de euros, a los que hay que sumar el IVA, lo que supone una rebaja sustancial que puede incurrir en baja temeraria, en concreto del 24,7% respecto al precio base de licitación, fijado en tres millones de euros, sin IVA. En estos casos, es necesario regirse por el Reglamento General de la Ley de Contratos de las Administraciones Públicas y ofrecer un plazo para que la licitadora ofrezca explicaciones antes de continuar con el concurso con seis o siete empresas en función de si queda o no excluida.
Al concurso ofertado por la Universidad de Castilla-La Mancha para rehabilitar un edificio de importante valor arquitectónico que actualmente se utiliza como almacén, se han presentado cuatro empresas con una dilatada experiencia en la construcción y tres uniones temporales: Acerouno, Lorquimur, Sustratal, Trycsa, y tres UTES: Gyocivil-Contrafforte, Sarrión-CYR y Banasa-Wenceslao García.
contratación El inicio de expediente, tras una demora de dos años, se llevó a cabo en el mes de junio y los trámites están a punto de concluir, puesto que ya se ha realizado el informe de valoración de los criterios de adjudicación mediante juicio de valor, que encabeza la empresa Trycsa, y la apertura de oferta económica, cuya empresa también obtiene la mejor puntuación al ofrecer el proyecto con un coste de 2,7 millones de euros, sin IVA, y un plazo de ejecución de once meses, dos menos que los estimados.
De momento, no se ha fijado fecha para la adjudicación de este ambicioso proyecto, pero la demora no se alargará demasiado porque las obras se iniciarán en otoño. El objetivo d e esta rehabilitación es convertir la antigua nave de 1900 en un moderno y funcional edificio que se materializará como un gran estudio de arquitectura que contará con un gran espacio central diáfano como taller de los futuros arquitectos.
No obstante, la Escuela de Arquitectura se ha establecido temporalmente en el edificio Toletvm, el antiguo centro de recepción de turistas,  pero está previsto que el alumnado pueda estrenar las nuevas instalaciones en el curso 2021-2022 tras años esperando una rehabilitación que no terminaba de cuajar a pesar que desde hace seis años se tomó la decisión de poner en valor y adecuar la conocida nave de Espoletas. El problema fundamental del que proyecto no haya terminado de materializarse hasta ahora en el Plan de Infraestructuras de la UCLM guardaba relación con la situación económica, ya que esta rehabilitación exige una importante inversión con un coste cercano a los tres millones de euros.
La empresa que resulte adjudicataria tendrá que acometer tres intervenciones fundamentales. En primer lugar, se ha establecido la necesidad de estabilizar la estructura y la cubierta del edificio. A continuación, está previsto dar forma a las diversas piezas funcionales y acometer la aclimatación para que los estudiantes y los docentes disfruten de unas instalaciones cómodas, divididas en una gran planta baja de más de 3.000 metros cuadrados, y dos superiores complementarias.