La cerámica 'echa' raíces

Leticia G. Colao
-

El chef Carlos Maldonado ha redecorado su restaurante con un gran panel donde muestra su «locura» plasmada sobre la artesanía local por excelencia, una nueva apuesta por la ciudad y su principal seña de identidad

LA CERÁMICA ECHA 'RAÍCES'

Grillos saliendo de su cabeza, ovnis y marcianitos, los ejemplares de la ganadería talaverana y algunos de los puntos más significativos del patrimonio de la ciudad son los protagonistas del mural cerámico recientemente inaugurado en el restaurante ‘Raíces’. El chef talaverano Carlos Maldonado ha querido incorporar más cerámica a su establecimiento, donde promociona Talavera y sus señas de identidad más allá de los productos que ofrece en sus platos, todos de Talavera y su comarca, pero lo hace, nuevamente, con estilo propio.
En este caso, dentro de la evolución que promulga y que cree necesaria cada cierto tiempo, Maldonado se ha adentrado en el mundo de los paneles aunque, en este caso, con la «locura» que le caracteriza y un toque contemporáneo a un sector que ha encontrado en la vanguardia un más que digno presente.
No tiene nada que ver con la Ruta de los Murales, explica, sino que quería «focalizarlo a Raíces, a nuestra tierra, tradición, a nuestros valores perdidos, a lo que era Talavera y a lo que nos mantenía arriba, y nos va a volver a mantener arriba», explica a La Tribuna. Así, tras «este pequeños socavón, tenemos que empezar otra vez a remar todos juntos y centrarnos en lo que tenemos y en lo que sabemos hacer, y un valor enorme que tenemos en  Talavera y no en otras ciudades es la cerámica», argumenta.

LA CERÁMICA ECHA 'RAÍCES'
LA CERÁMICA ECHA 'RAÍCES' - Foto:
Así, con el diseño de Justino Rocamora y la maestría en la artesanía local de Centro Cerámico Talavera, Raíces incorpora un proyecto que armoniza el modelo de vida del chef talaverano, recuerdos de infancia y juventud y la transformación que ha supuesto su paso por ‘Masterchef España’, la apertura de su negocio y la llegada de su hijo, que también está representado como un pequeño astronauta.
El panel que ocupa toda una pared de su restaurante aúna la mejor artesanía local con algunos de los productos que ofrece en sus platos, corderos, cerdos, terneras, ovejas, carpas, perdices o gallinas pero con un estilo muy ‘gamberro’, siguiendo el modelo Carlos Maldonado. Así, algunos muestran cuatro pendientes en sus orejas o lucen chisteras y otros, sobre un cuerpo humano, descansan o pasean en bici sobre el mismísimo Puente Reina Sofía.
En el centro de la obra, el chef talaverano en una simpática postura y con la cabeza «llena de grillos, como me decía mi padre», con el que además quiere simbolizar que a veces estos grillos no son tan negativos como se piensan, y sirven para dar formas a proyectos que, aunque locos, son tan satisfactorios.
La avioneta de Harinera Talaverana «que por fin vuela», como pensaba de pequeño, luciendo su renovada decoración cerámica, y de la que salen ajos y chiles, mezcla de la tradición y vanguardia de su cocina. Los marcianitos que tanto le gustan pueblan el panel con varios ovnis sobre el cielo de la ciudad, de donde salen tomates y patatas y la fachada de ‘Raíces’ también luce perfecta junto a varios skaters.

 

Más cerámica. Un moderno Quijote, a pecho descubierto y con la cerveza que patrocina parte de la obra, posa orgulloso bajo la Torre del Reloj, elemento patrimonial más que reconocido junto a la Colegial o el puente atirantado, donde puede verse a los dos jóvenes que dieron notoriedad a la gran infraestructura cuando la escalaron sin ningún tipo de protección. «Es una de las pocas veces que el segundo puente atirantado más alto de Europa ha salido en los medios nacionales, y ha sido por algo negativo, aquí tienen también su espacio», dijo.
La cerámica no es nueva en el mundo interior de Raíces, ya que además de otras piezas que decoran el local, Maldonado cuenta con casi el 100 por cien de su vajilla elaborada por Javier Arias del Pino -AlfarerArias- en el Patio de Artesanos. «Queremos que todo gire en torno a la cerámica y a Talavera, también todos los productos son de la zona», y las recetas tradicionales de la ciudad a las que mete «mucha caña».
Carlos Maldonado ya tiene en su cabeza otros proyectos cerámicos que pronto verán la luz, todos, iluminados por el reciente Sol Repsol que reconoce su calidad y categoría profesional en la cocina.