La almendra cotiza al alza tras la «baja producción» en EEUU

Ana Pobes
-
La almendra cotiza al alza tras la «baja producción» en EEUU - Foto: Luis López Araico; Luis López Araico

Asaja Castilla-La Mancha achaca también la subida de precio a que los que aún poseen almendra tienen «las armas para exigir un coste acorde a lo que se paga en el mercado»

Los productores de almendra están de enhorabuena. La Lonja Agropecuaria de La Mancha, ubicada en Albacete, repite otra semana con cotizaciones al alza, pues en su última sesión constató incrementos de hasta 15 céntimos para la almendra Marcona, alcanzando los 5,60 euros por kilo. El motivo,  que «los precios se han ajustado más al valor real del mercado» debido a que «muchos productores tuvieron que vender con rapidez en plena campaña al no tener infraestructuras suficientes para almacenarla», y por lo tanto, «los que tienen  almendra guardada tienen las armas en su mano para exigir un precio más acorde a lo que se está pagando en el mercado», como así comenta el portavoz de la sectorial de Frutos Secos de Asaja de Castilla-La Mancha, Anselmo Martínez.  
Pero esta no es la única razón que ha llevado a que la almendra logre mayor rentabilidad y haya arrancado 2018 con precios al alza. Martínez va más allá y achaca esta subida a la situación que vive Estados Unidos y California, este último el mayor productor del mundo de este fruto seco, donde «se prevé que la producción no sea la esperada y sea inferior a la del año pasado». Circunstancias, puntualiza, por la que el precio de este fruto seco está subiendo. Así el pasado mes de noviembre, «Estados Unidos ya percibió que no iba a tener una elevada producción» y «subió la almendra entre 50 y 60 céntimos», explica al tiempo que lamenta que «los españoles tuvieran que vender con urgencia en mitad de la campaña, que finalizó a finales de noviembre, por falta de infraestructuras». «Se ha pensado en plantaciones nuevas pero no en que la almendra necesita espacio para secarla y almacenarla» y eso, argumenta, provocó también que se vendiera «a precios más bajos». Así, teniendo como referencia una plantación ‘tipo’ en España, es decir, de unas 200 ó 250 plantas por hectárea en extensivo, no debería bajar de los cinco euros por kilo y «situarse así al borde de la rentabilidad».

otras variedades. Mientras la marcona ha alcanzado los 5,60 euros por kilo, en la última Lonja con fecha del 17 de enero, la Comuna cotizó a 4,90 (+5 céntimos); la Largueta a 5,25, con un incremento también de 5 céntimos, al igual que la Guara. Asimismo, la Ecológica alcanzó los 6,75, repitiendo precio. En este sentido, Martínez recuerda que la lonja se reúne en función de las operaciones, así, cuando más contratos se registran, se reúne una vez por semana, y cada quince días cuando «baja el volumen de operaciones».   
A los altos precios se suma además la «excepcional» calidad de un producto que en los últimos años se ha convertido en la ‘niña bonita’ del sector agrícola «con un presente tremendo y un gran futuro». Con la campaña ya finalizada, Martínez  lamenta que ni España ni Castilla-La Mancha «tengan un registro fiable para evaluar la producción», ya que «se hacen estimaciones en función de la que se recogió el año anterior». Así, con esa estimación como referencia, el portavoz de la sectorial de Frutos Secos de Asaja de Castilla-La Mancha confía en haber logrado un 20 por ciento más de producción de almendra con respecto a 2017, donde se lograron, recuerda, unas 50.000 toneladas a nivel nacional. En Castilla-La Mancha cultiva el 20 por ciento de ese total  encabezando la lista la provincia de Albacete con «cerca de la mitad de hectáreas de Castilla-La Mancha» seguida después de Toledo y Cuenca situándose en último lugar Ciudad Real, que «ha incorporado recientemente este cultivo», y Guadalajara, «donde casi no hay».