«Cheques que quieren que pague el empresario»

C.M
-

Manuel Madruga considera que las medidas dictada con nocturnidad son «improvisadas, poco responsables y nada sensibles» para un sector al que se está tratando «de una manera indigna»

«Cheques que quieren que pague el empresario» - Foto: ï»VÁ­ctor Ballesteros

El secretario general de Fedeto apuntó desconocer la razón por la que desde el Estado no está protegiendo el tejido empresarial en una crisis económica «sin precedentes que tendrá consecuencias desconocidas» pero que, según las primeras estimaciones, «generará en torno a seis millones de desempleados ante el cierre de cientos de miles de empresas». Por ello, y ante un panorama desolador provocado, entre otras cosas, por un conjunto de medidas gubernamentales «improvisadas, poco responsables y nada sensibles» con el sector, Manuel Madruga apuntó que la nueva norma decretada es, además, «inconcreta porque no especifica qué sectores pueden permanecer abiertos».
Esta «falta de información», que ha generado mucha intranquilidad» entre los socios de la Federación Empresarial Toledana, denota que el Gobierno es incapaz de pensar en medidas destinadas a «sostener el tejido económico» que es, al fin y al cabo, «el que garantiza el Estado del Bienestar». En este punto, y aludiendo «al principio legal de que los impuestos, cotizaciones y sueldos se abonan una vez se cumple el ejercicio de una actividad de forma habitual», Madruga recordó que la misma «no se está desarrollando», por lo que «el Gobierno está extendiendo cheques que está pidiendo que paguemos los empresarios» que «no pueden generar ninguna actividad». Eso sin dejar de preciar que el Estado «no se dirige a las empresas, se dirige a los trabajadores, a los que otorga un permiso gubernamental».
Este «tremendo galimatías» denota que «a los empresarios se los está tratando de una manera indigna» ya que a la falta de medidas de protección a pymes y autónomos «se avisa de que hay que tener cuidado con aprovechar esta situación para despedir». Un extremo intolerable porque «nadie despide por gusto» y «el parón brutal de la actividad» se está produciendo «sin medir las consecuencias» de que está situación va a provocar «una crisis económica que será social».
Y es que, insistió, «lo social y lo público se sostiene en la función de la actividad privada» que, ahora, «está cerrada, cercenada y sin generar ingresos ni riqueza». Esta «absoluta insensibilidad» del Gobierno hacia las empresas se significa también en «la ruptura del diálogo social» ya que aunque en el Estado de Alarma el Estado tiene la potestad de «decidir de forma unilateral», el sector echa de menos «el diálogo y la discusión» a la hora de enfrentar medidas «justas desde el punto de vista legal». No en vano,  «todavía no se han anunciado medidas para pymes y autónomos», y «las establecidas no tienen que ver con la realidad empresarial».


Más de 730 erte en Toledo. La tarde noche del domingo, en Fedeto se atendieron más de 850 llamadas y más de 1.730 correos electrónicos de empresarios toledanos que no sabían cómo actuar y en que sentido hacerlo. Además, han tramitado más de 730 ERTE y reciben miles de solicitudes e información sobre la prestación por cese de actividad de autónomos.
Sobre ello, Madruga apuntó que la encuesta realizada en la última semana en Toledo, «el 70% de la empresas han reducido su actividad entre el 50% y el 70%, y en la mayor parte la paralización es del 100%.