De Pedraza encara las pruebas de pista limitado por una lesión

J. Mario Loeches
-

Sin olvidar del todo el maratón, el atleta de Talavera irá al Grand Prix de Grosetto y al Nacional condicionado por una osteopatía

De Pedraza encara las pruebas de pista limitado por una lesión

Ricardo de Pedraza sólo piensa ahora en la pista. El atleta invidente del Club Atletismo Toledo no es que haya aparcado el maratón, pero sí ha puesto todos sus sentidos en esta superficie porque se ve con opciones de ganar una medalla en el Campeonato de España y hasta de conseguir mínima para participar en los Juegos Olímpicos del próximo año en los 10.000 metros por si se le escapa en la prueba de Filípides. Sin embargo, el de Talavera de la Reina ha tenido que lidiar desde hace más de un mes con una molesta lesión que le ha limitado los entrenamientos.
Se trata de una osteopatía de pubis que le ha afectado el tendón del recto del abdomen y que le ha impedido continuar con la progresión que acumulaba en la pista. Una dolencia complicada y compleja que va superando poco a poco. Desde su punto de vista, le apareció porque «estaba corriendo muy rápido, a 2:30 el kilómetro, y metí calidad sin preparación porque me comía el calendario». Y es que, a instancias de la Federación, De Pedraza va a participar con la selección española en el Grand Prix de Grosetto (Italia), a celebrar entre el 12 y el 14 de junio, con la idea de cuajar la mejor participación posible.
Aún tiene unos días por delante para recuperar, puesto que «ya estoy metiendo más velocidad». Aún así, reconoce que le cuesta coger la calidad para un 5.000 y que correrá con limitaciones, dependiendo, además, de la ‘guerra’ que le dé ese día la lesión. Sí que confía en recuperar las sensaciones en el Campeonato de España que tendrá lugar el día 20 en Murcia, donde disputará los 10.000 metros.
Según explica, «es fundamental que vaya para pasar calificación» y aunque considera muy complicado estar en las primeras plazas no descarta encontrarse muy recuperado y conseguir una medalla. Está en juego una marca que le puede abrir las puertas a los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro y que no desecharía por si la bala del maratón no la dispara correctamente. Además, tiene ilusión igualmente por tomar parte en el Mundial de Doha (Qatar) el próximo año. Ya ha perdido tres oportunidades por culpa de la lesión.
De todos modos, no aleja de su mente los 42 kilómetros porque su última participación le incrementó su motivación. Bien es verdad que lo de acudir a Berlín en septiembre empieza a ser una quimera porque apenas tendrá tiempo de prepararlo en condiciones. Por tanto, las ocasiones que se le presentan son el Maratón de Valencia, que es en noviembre, y la Copa del Mundo o el Mundial de Londres, en abril de 2016. En alguna de esas tentativas, el talaverano quiere hacerse en su poder con la mínima olímpica.