Pequeños y no tan pequeños imploran protección a la Virgen

Mario G. Gutiérrez
-

A pesar de ser una tradición concebida en su origen para los más pequeños, muchos son los adultos que aprovechan para pedir protección a la Virgen del Prado

Pequeños y no tan pequeños imploran protección a la Virgen

«Dejad que los niños se acerquen a mí» . Pareciese que los talaveranos quisieran hacer suyo este pasaje del santo evangelio según san Marcos, y acercar a los recién nacidos a la Patrona de la ciudad para que los proteja y cuide en su andadura por este mundo. 
En concreto, la tradición marca que sea el día 8 de septiembre, cuando durante la jornada festiva, los más pequeños sean pasados por el manto obteniendo así la protección de l a Virgen del Prado.
Ya es tradición que durante esta jornada se permita acceder al camarín hasta momentos antes de la celebración religiosa en el templo, en el caso de ayer, la novena que comenzó a las 19,30 de la tarde, con el rezo del Santo Rosario y la celebración de la Santa Misa.
En esta tradición que se da en  la ciudad último día del año y el primero de la nueva anualidad, son muchos los que se acercan al templo a cumplir con el ritual, y no solo los más pequeños, pues muchos padres y abuelos acudieron al besamanto en compañía de sus hijos y nietos, que quedaron un tanto embelesados y hasta intimidados por la solemnidad del evento. 
  Poco antes de las cuatro y media de la tarde el camarín abría a los feligreses. A pesar del calor, no eran pocos los fieles que había esperando la apertura, si bien las visitas se registraron a lo largo de toda la tarde, en especial a última hora. 
Un goteo constante que tildaba de color los alrededores de la Basílica en una tarde plenamente veraniega, en la que varias generaciones al unísono acudían a ver a su patrona.
Por eso, no era difícil encontrar abuelos empujando carritos, bebés lloriqueando, hermanos pequeños regañando u otros que simplemente a su llegada, habían decidido que era la hora de la siesta.
A  la llegada a la puerta lateral, de la Basílica y una vez salvados los tramos de escaleras, llegaba el momento más esperado, el de tocar el manto de la Virgen. Momento emotivo y fotografiado a partes iguales, pues mientras los progenitores acercaban a la criatura al manto mariano, no eran pocos los familiares que inmortalizaban el momento. 
Tras ello, momento de recogimiento personal frente a la talla de esta advocación, que si bien es cierto que no hay certeza de la fecha concreta en que se empezó a dar culto a Santa María del Prado, se puede afirmar que es una de las imágenes más antiguas, si no es la más antigua, de la Diócesis.
ACTOS LITÚRGICOS. Tras el cierre del camarín a las 19:15 horas,  tuvo lugar la novena, precedida del rezo del Rosario por parte de Mons. Miguel Sánchez Torrejón, actualmente Canónigo de la Catedral de Toledo y Delegado Diocesano de Catecumenado de Adultos, y que fuera Vicario Episcopal de Talavera de la Reina de 1989 a 2003 y Rector de la Basílica de Nuestra Señora del Prado de 1997 a 2003. 
Las novenas se extienden hasta el domingo siguiente a la fiesta, por lo que será el día 15, cuando se celebre la última.