Pequeñas donaciones para luchar contra los ependimomas

Álvaro de la Paz
-
Se puede ayudar a sufragar el proyecto hasta el 17 de abril en la web: https://www.precipita.es/proyecto/nuevas-armas-contra-los-tumores-ependimarios.html. - Foto: Yolanda Redondo

Daniel García Ovejero, investigador del Hospital Nacional de Parapléjicos, trabaja en el desarrollo del proyecto 'Nuevas armas contra los tumores ependimarios', una propuesta que ahonda en el tratamiento

El cáncer que investiga García es uno de los grandes desconocidos. Su incidencia es especialmente grave cuando afecta a los menores. «Cuanto más pequeños son los niños, más virulento es», asegura el científico. Cuando las células ependimarias, dentro del sistema nervioso, se transforman en tumores, estos elementos vivos «sólo quieren dividirse y crecer, perdiendo su función». Ahí radica el origen de una afección para la que no se conoce tratamiento efectivo más allá de una cirugía arriesgada y que puede implicar el riesgo de la pérdida de algunas funciones que rigen ambos órganos. «Tenemos indicios de que los virus integrados en el ADN humano podrían participar en la formación de estos tumores. Si confirmamos la presencia de esos virus, probaremos antirretrovirales para combatirlo».
Los ependimomas son un «tipo de tumor que se produce en la médula espinal en los adultos y en el cerebro en los niños», define el investigador. «No se sabe qué lo causa, pero pensamos que una posibilidad son las enfermedades virales, los retrovirus endógenos humanos», detalla. Alrededor del 8% del ADN de cada persona tiene procedencia retroviral, heredada de sus antepasados. «Aunque se ha ido desactivado, pero algunas funciones siguen activas», asegura García. Estas huellas infecciosas se apuntan como indicio para explicar el surgimiento de los tumores ependimarios. «Según diferentes estudios se relaciona con algunos tipos de cáncer, también con la ELA», detalla. Su laboratorio trata de hacerse con más muestras para continuar refinando la búsqueda. Los primeros resultados preliminares evidencian la existencia de una correlación entre retrovirus y ependimomas.
El planteamiento novedoso que propone el equipo comandado por García apuesta por el uso de medicamentos retrovirales para la desactivación de los efectos de estos tumores. El tratamiento antirretroviral es el propio de enfermedades como el sida o el VIH. Los científicos reunidos en torno a esta idea creen que la administración de este grupo de fármacos podría resultar beneficiosa para los pacientes. La novedosa propuesta parte de los estudios que ligan el surgimiento de tumores con la activación de retrovirus impresos en el ADN.
DONACIONES. ‘Nuevas armas contra los tumores ependimarios’ es el nombre de la propuesta a la que García trata de sumar adeptos. No se le ocurre causa más noble que la lucha contra esta patología. La plataforma Precipita, dependiente del Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades, permite someter proyectos de investigación científica al micromecenazgo. El programa que lidera García rebasó pronto la barrera de los 3.000 euros, una frontera que determina el éxito de la idea y que garantiza la recaudación a partir de esa cifra. La cantidad recogida actualmente roza los 16.000 euros. 
Hasta el pasado jueves, los 101 donantes que habían apostado por este proyecto de investigación eran ciudadanos individuales. Entre los mecenas de la iniciativa no había ninguna empresa. García llama a las compañías radicadas en Toledo, su provincia y la comunidad autónoma, tradicionalmente solidarias, a que se sumen al esfuerzo en favor de esta campaña.
El plazo para votar finaliza el 17 de abril. Apenas diez días separan hoy de la fecha límite. El objetivo del grupo pasa por reunir 25.000 euros, una cantidad que facilitaría un estudio más profundo y que alcanzaría a probar el tratamiento pensado. «Queremos ver si los fármacos antirretrovirales bloquean el tumor; los probaríamos in vitro», cuenta García. El dinero es necesario para contar con un «número mayor de muestras que posibiliten un mayor número de técnicas».
García recuerda que las donaciones particulares tienen una deducción del 75% hasta los primeros 150 euros y que las empresas pueden desgravarse hasta el 40% de sus aportaciones a esta iniciativa. Además, el equipo entrega cartas de agradecimiento e imanes y organiza visitas al centro de investigación en función de la cantidad aportada. El proyecto se puede sufragar en la web: https://www.precipita.es/proyecto/nuevas-armas-contra-los-tumores-ependimarios.html.