Los carnavales llenan de color la provincia

LT
-

Localidades como Miguel Esteban, Almorox o Villacañas celebraron este fin de semana con sus tradiciones esta fiesta popular que siguieron la mayor parte de los vecinos

Los carnavales llenan de color la provincia

Miguel Esteban ha vuelto a emocionarse con la cautivadora Jota Pujada, una tradición que cuenta con más de tres siglos de antigüedad y que forma parte del patrimonio cultural y festivo de la localidad. Migueletes de todas las edades y curiosos llegados de diferentes puntos, han podido presenciar y vivir en primera persona esta fiesta que convierte al Carnaval de Miguel Esteban en único en el mundo. Congregados a los pies de la estatua de la Vendimiadora, junto a los arcos de la entrada del Parque Municipal ‘Nuestra Señora del Socorro’ y formando el típico ‘corro’, los asistentes se han dejado envolver por la singularidad de las pujas, los compases de la jota y el desparpajo del ‘animero’. Este último es uno de los símbolos de esta arraigada costumbre en la que las parejas, en grupos de cuatro personas, pujan para tener el privilegio de bailar la jota siguiendo una tradición anterior al año 1751, como reza en un documento conservado en el archivo parroquial.
Por su parte, el presidente de la Diputación, Álvaro Gutiérrez, acompañó ayer al alcalde de Almorox, Vicente Piñas, al delegado de la Junta, Javier Nicolás, y a los vecinos en el conocido como Domingo Gordo de Carnaval en el que se celebra uno de los actos con mayor atractivo y singularidad de la fiesta: la subasta de la caza y la puja por el ‘Ramo de las Ánimas’. También estuvo el presidente del PP de Toledo, José Julián Gregorio.
Como marcó la tradición en el siglo XVIII, la Sargentería, protagonistas de estos festejos, y los asistentes a la fiesta después de misa, se dirigieron a la plaza del Ayuntamiento para seguir la subasta de la caza que la semana anterior se ha obtenido en los cotos de caza cercanos y a la puja del pequeño pino del que cuelgan viandas y objetos de todas clases que los sargentos en los días previos han ido recogiendo por las casas de Almorox.
Más de 1.200 personas salieron el sábado a desfilar disfrazados en el Carnaval villacañero, con la diversión de los participantes y asistentes, que disfrutaron desde las aceras y en gran número de la gran cita carnavalera, un desfile que volvió a ser especialmente colorido. Se trata del acto más destacado del Carnaval villacañero y se caracteriza por su carácter local, lo que da más valor a la alta participación, recuerda la concejala, Rocío Simón.