Quero ultima proyecto de restauración en la Laguna de la Sal

J.M.
-

El Ayuntamiento actuará en los próximos años en una superficie municipal de 8 hectáreas pegada a la laguna. «Es un proyecto ambicioso», presume el alcalde

Quero ultima proyecto de restauración en la Laguna de la Sal

El Ayuntamiento de Quero, una localidad de la comarca de la Mancha de un millar de habitantes, ultima un proyecto de restauración medioambiental en la Laguna de la Sal que será presentado el próximo día 14 de marzo como parte de la programación de las primeras jornadas de promoción de este paraje localizado dentro del propio núcleo urbano.
Así lo confirmó ayer a este diario el alcalde de Quero, Rubén Torres, quien subrayó que se trata de un proyecto que se ejecutará en su mayor parte durante la actual legislatura con la ayuda de las administraciones públicas como la Diputación Provincial. El Ayuntamiento manchego actuará en una superficie de propiedad municipal de ocho hectáreas pegadas a la laguna con la construcción de un centro de interpretación de la sal, un aula de la naturaleza o un sendero que sirva para interpretar la flora reinante en este lugar. «Es un proyecto ambicioso», presume el alcalde.
El biólogo Pablo Pichaco presentará el proyecto el próximo día 14 de marzo como parte de las primeras jornadas medioambientales ‘Querensis’, que incluirá también la colocación de plantas aromáticas. Esta iniciativa cultural comenzará el día 29 de febrero con la recogida de residuos en la Laguna de la Sal y terminará el 21 de marzo con la presentación del proyecto ‘Jardín de las mariposas’. Además, el Ayuntamiento tiene prevista la creación de un grupo de voluntarios que trabajen en favor de este área medioambiental.
La Universidad de Castilla-La Mancha colabora también en la consecución de este proyecto medioambiental en Quero, cuyo alcalde espera tener concluido al 80 por ciento en 2023, al término de la legislatura.
Torres indicó a este diario que el área de la Laguna de la Sal está muy degradada con la presencia de todo tipo de residuos y queda «mucho trabajo por hacer». Se caracteriza por ser salina y haber sido aprovechada para uso industrial hasta hace menos de una década. Ahora mismo, luce con una lámina de agua por las lluvias de otoño procedentes de un arroyo y concentra un buen número de aves. Sin embargo, durante los meses de verano, se ve totalmente seca normalmente.