Un padrino para los Carpetanos

J. M. Loeches
-
Un padrino para los Carpetanos - Foto: David Pérez

El capitán de la selección española, Jaime Nava, visitó ayer en el Hospital de Parapléjicos a los componentes del nuevo club en silla de ruedas e intercambiar experiencias

Los Carpetanos no podían contar con un padrino de bautizo mejor que Jaime Nava. El capitán de la selección española de rugby visitó el Hospital Nacional deParapléjicos de Toledo para intercambiar experiencias con los integrantes del nuevo club de rugby en silla de ruedas de la ciudad. El madrileño compartió una bonita tarde en la que, además, se realizó una exhibición por parte del equipo, compuesto por ocho jugadores y que está a la espera de tener las sillas adecuadas para comenzar a competir.
Nava reconoció que su lesión de costilla «es un chiste con lo de hoy». Como asegura, era «una persona feliz» después de hacer la visita «a uno de los mejores hospitales de toda España», en el que descubrió «gente nueva, héroes, gente que tiene un afán de superación que nunca he visto».
El capitán de los ‘Leones’ dijo que había acudido «a ver, a esuchar y a aprender», ya que considera que su visita «es muy recomendable para cualquier persona que quiera cambiar su perspectiva sobre el valor real de las cosas».
El madrileño confesó que no sabía mucho de esta disciplina, olímpica desde Sidney 2000, pero quedó «asombradísimo de la capacidad de adaptación de un deporte como el rugby a la silla de ruedas, los tiempos y las puntuaciones» y añadió que «es una maravilla descubrir gente como la que hay aquí».
A Jaime Nava se le preguntó por los valores que le ha transmitido a él su deporte, y no encuentra diferencias con el resto de disciplinas, aunque sí piensa que el rugby «es un multiplicador de valores como la humildad, el sacrificio, el trabajar en equipo, la capacidad de superación, la resiliencia y el liderazgo».
El jugador de la selección nacional estuvo acompañado por el director general de Deportes de laJunta de Comunidades de Castilla-La Mancha, Juan Ramón Amores, para quien la presencia de Nava en el Hospital Nacional de Parapléjicos de Toledo fue «fundamental». Según sus palabras, «es una persona del deporte, capitán de una selección española que nos llevó a conocer el rugby y a ponernos en su situación y a luchar con ellos».
Amores presenció uno de los últimos encuentros de los ‘Leones’ en el campo Central de la Ciudad Universitaria de Madrid y disfrutó «con un deporte de equipo, grandioso, que nos enseña valores de verdad». Además, reconoció también como importante la presencia de los medios de comunicación para transmitir un mensaje a la sociedad: «Tenemos que hablar de una vez de deporte, no de deporte con diversidad funcional, no de deporte adaptado, no de deporte para personas con discapacidad». No en vano, agregó que le era imposible describir mejor lo que vio «con la simple palabra deportista».
 Y concluyó Juan Ramón Amores con el deseo de que los Carpetanos sean «el equipo de la región y en el que se refleje cada persona que quiera jugar al rugby en silla de ruedas».

Un padrino para los Carpetanos David Pérez
Un padrino para los Carpetanos - Foto: David Pérez