Cecap y el Museo del Ejército, por la inclusión

Á. de la Paz
-

Los directores de ambas instituciones, Andrés Martínez y el general Antonio Rajo, firmaron la extensión de un acuerdo que ha favorecido 45 prácticas y un 80% de contratos posteriores

Cecap y el Museo del Ejército, por la inclusión - Foto: Yolanda Lancha

El Ministerio de Defensa, a través del Museo del Ejército, y el servicio de capacitación Cecap rubricaron la renovación del convenio para la inserción laboral de personas con discapacidad en las instituciones militares de la ciudad. El acuerdo, vigente desde hace cinco años, beneficiará a aquellos jóvenes en situación de riesgo por exclusión social y facilitará su entrada en el mercado de trabajo. Desde que se implementó este programa, 45 alumnos se han beneficiado del mismo, con prácticas tanto en el Museo como en la Academia de Infantería. En torno al 80% de ellos, según las cifras ofrecidas por Cecap, han encontrado un empleo posterior a su periodo como becarios.
El general Antonio Rajo, director del Museo del Ejército, y Andrés Martínez, director de Cecap Toledo, firmaron la extensión del convenio y se felicitaron por la responsabilidad social compartida por ambas instituciones. Martínez destacó el carácter instrumental de su organización, «una herramienta de apoyo» para los jóvenes con discapacidad de la provincia y su inmersión en el ámbito laboral. El representante de la institución social aludió a «la jerarquía y las normas implícitas» propias de la institución castrense como palancas “de gran ayuda para la adquisición del rol del trabajador”. El representante de la entidad aplaudió «las actitudes frente al empleo y la responsabilidad diaria» que adquieren los participantes en un entorno laboral tan singular.
Martínez calificó al Museo del Ejército como una «buena casa» y cifró en 45 los beneficiarios del convenio a lo largo de los últimos cinco años, 30 en la Academia de Infantería y quince en el Museo, «dos entidades emblema de la ciudad patrimonio que es Toledo».
Rajo, por su parte, agradeció «la labor social importante» que promueve Cecap y ratificó el compromiso de la milicia para «el refuerzo de las líneas de colaboración» entre ambas partes. El general enumeró las actividades en las que los llegados se desempeñan, incluyendo posiciones de auxiliar administrativo, ordenanza, mozo de almacén, archivero documental y digitalización. La labor de los jóvenes se ve acompañada de un responsable que actúa como tutor.
«Se mejora la empleabilidad y el acceso al mercado de trabajo», contó Rajo. En la actualidad, el Museo cuenta con dos jóvenes procedentes del acuerdo con Cecap. El primero de ellos recaló en el centro en mayo de 2018 y continuará hasta el mismo mes del presente año; la segunda ingresó en la institución para la divulgación de la historia militar hace apenas tres días.