José Luis Cuerda filmó en Toledo su última película

ADM / TOLEDO
-

El cineasta contó con las barrancas de Burujón y Hontanar como escenarios de 'Tiempo después'. El guion es una distopía que reproduce un futuro en el que el mundo se reduce a un único edificio

José Luis Cuerda filmó en Toledo su última película - Foto: ï»Yolanda Lancha

La muerte del cineasta José Luis Cuerda, a los 72 años de edad, ha dejado huérfanos a los miles de espectadores que acompañaron a sus protagonistas por la albacetense Sierra del Segura -Amanece que no es poco (1989)-, la arquitectura popular de La Alberca (Salamanca) y Pedraza (Segovia) -La marrana (1992); Así en el cielo como en la tierra (1995)- o la selva coruñesa en la que alentó El bosque animado (1987), probablemente la mejor de todas sus películas. En este pequeño atlas del imaginario y la sensibilidad cordianos -que van mucho más allá de su Albacete natal- no faltó la provincia de Toledo. Más concretamente, las barrancas de Burujón, en donde filmó su última película, Tiempo después, a mediados de octubre del año 2017.
Allí transcurría el argumento de su última y disparatada idea: un escenario distópico que transcurre en el año 9.971 -«mil años arriba, mil años abajo», comentaba el cineasta durante el rodaje, que contó con la visita del consejero de Agricultura, Francisco Martínez Arroyo- y que reduce el mundo a un único edificio, híbrido entre dos inmuebles tan emblemáticos como la sede del Instituto de Patrimonio Cultural de España (obra del arquitecto Fernando Higueras) y el Edificio Torres Blancas de Madrid (Francisco Javier Sáenz de Oíza). 
La construcción, recortada sobre un universo desértico en el que afloran aquí y allá enormes muelas volcánicas, como las de la llanura de Hellín, aprovecha también los cortados arcillosos formados en Burujón por acción de la erosión del viento y las aguas del Tajo sobre antiguos sedimentos. A este universo pertenecen personajes como los interpretados por los actores Miguel Herrán y Nerea Camacho, miembros de una «juventud rebelde» que procuraba escapar del tedio filosofando entre las Barrancas. Javier Bódalo, Chaki Medina y María Caballero son otros de los jóvenes intérpretes que componen el reparto, completado por Arturo Valls, Roberto Álamo, Miguel Rellán, Manolo Solo y Antonio de la Torre. También actuaron en Tiempo después humoristas tan populares como Andreu Buenafuente, Berto Romero, Joaquín Reyes, Eva Hache y Raúl Cimas. 
La última película de José Luis Cuerda, estrenada el Día de los Inocentes de 2018, recibió de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha una subvención de 200.000 euros. Aparte del rodaje en Burujón, el film incluyó otra conocida localización toledana, Hontanar, en los Montes de Toledo, completamente distinta por su fisonomía.