Las selecciones regionales Sub 16 y Sub 19 jugarán la final

J. M. Loeches
-
Las selecciones regionales Sub 16 y Sub 19 jugarán la final

Los primeros derrotaron a Galicia (8-4), mientras que los segundos se deshicieron de Baleares (4-0)

Las selecciones de Castilla-La Mancha Sub 16 y Sub 19 de fútbol sala rozan ya el título de campeonas de España. En sendos partidos brillantes, los dos combinados se deshicieron de sus rivales en semifinales, Galicia en el caso de la primera, y Baleares, en el caso de la segunda, y mañana disputarán las finales.
Castilla-La Mancha Sub 16 derrotó por 8-5 a Galicia. Apenas había transcurrido un minuto y Fernando marcó el primer gol para los regionales. Sin embargo, el rival empató, aunque un autogol deshizo pronto el empate. Fernando, seguidamente, marcó el tercero pero los castellano-manchegos se encontraron con un segundo tanto gallego.
El balón pasó al lado del poste de Galicia en varias ocasiones, y alguna otra va a parar a manos del guardameta gallego. Los chicos de Quique Hernando lo dieron todo y antes del descanso lograron el 4-2 por medio de Gonzalo Suárez.
En el segundo tiempo Galicia salió decidida a acortar distancias y lo que hizo fue igualar la contienda. El empate sacó el genio de los chicos de Quique Hernando y en escasos minutos llegó el quinto gol para Castilla-La Mancha a través de David García. Seguidamente, llegó el sexto, de nuevo de Fernando, pero los regionales no se conformaban y Gonzalo firmó el séptimo tanto. En un último minuto de tensión en el área castellano-manchega y en la contra, a tan sólo 27 segundos de finalizar el partido, Gonzalo Suarez anotó el octavo gol del partido. Murcia será el rival en la final tras vencer a la Comunidad Valenciana(8-4). Se disputa a partir de las 10:30 horas.
Por su parte, la selección de Castilla-LaMancha Sub 19 también peleará por hacerse con el título de su categoría en un encuentro que arrancará a partir de las 13:00 horas frente a la selección deAndalucía, que venció por 6-4 a Murcia en la otra semifinal.
De inicio, el equipo castellano-manchego tuvo mayor posesión y control del juego, aunque tuvo problemas para deshacerse de la presión del contrario. En cualquier caso, Baleares no acertó en las que tuvo frente al portero contrario y sí el combinado de Israel López.
Ese tanto le dio mucha más tranquilidad y el juego fue bastante fluido. Fruto de ese dominio, se mantuvieron las oportunidades de gol hasta que se marcó el segundo tanto, resultado con el que el partido se fue al descanso. Al salir a la segunda parte, Castilla-La Mancha siguió una marcha más y, tras rozar el tercero, lo logró. Aumentó la distancia hasta el 4-0, un resultado ya insalvable para los insulares ni con portero-jugador.