Franco y el «diálogo» ante «los choques» llegados de Toledo

C.M
-

La consejera apreció que los «las posiciones enfrentadas» del colectivo impedirán «llegan al 100% de consenso» ante lo que dijo esperar «llegar al 80% de las demandas»

Luis Rodríguez Bausá, entre los guías Silvia Verde y Diego Peral. - Foto: David Pérez

«A mí me gusta más que constituir plataformas sentarme a hablar y a negociar». Patricia Franco fue explícita a la hora de responder a las demandas emitidas por la Plataforma Abierta de Guías Oficiales y Empresas Turísticas ante la elaboración de la normativa regional. Por ello, e insistiendo en que el regional es «un Gobierno de puertas abiertas», la consejera de Economía, Empresas y Empleo aseguró que han solicitado propuestas a las distintas asociaciones para volver a revisar un borrador -el tercero ya- que evidentemente «no ha cumplido con las expectativas» del colectivo.
Por ello, Franco destacó las reuniones ya mantenidas tanto por ella como por la directora general de Turismo en este ámbito, y la necesidad de «llegar a un acuerdo» en torno a la regulación de un sector «que no se regula desde 2008» y en el que «no se convocan los exámenes de acceso» desde esa fecha. Un problema a subsanar porque el objetivo se centra en «garantizar una buena calidad del servicio» teniendo en cuenta el despliegue turístico que estamos viendo «no sólo en las ciudades patrimonio, sino también en el turismo rural».
Nombró la responsable regional a las asociaciones de guías de ciudades patrimonio porque los mayores «choques y tensiones» están «concentrados en la ciudad de Toledo» que, claro está, «posee especificidades diferentes a las de las zonas de turismo rural». En este sentido, y admitiendo que « las posturas entre las distintas asociaciones no son coincidentes» porque existen «posiciones muy encontradas», Patricia Franco confió en llegar «a un consenso del 80% en las demandas de las diferentes partes». Y es que, sentenció, «parece muy difícil poder llegar al 100%» de acuerdo y de acercamiento entre «las distintas sensibilidades» de un sector que, apuntó, «reúne a unos 700 guías en la región».
La consejera, sabedora de que en este tipo de desarrollos normativos se hace imprescindible «que todos seamos capaces de ceder», invitó a todos los agentes implicados s «tener una actitud dialogante» a la hora de llegar a «acuerdos» en una actualización del «muchas aristas». De hecho, Patricia Franco sabe por experiencia que «este tipo de desarrollos crean tensiones» y revisiones continuadas tendentes a establecer vías de acuerdo que, por ello, otros gobiernos «no ha preferido no asumir».