Concienciación contra la mutilación genital

J. Monroy
-

Responsables del Ayuntamiento y de Médicos del Mundo coinciden en que la mutilación es otra forma de violencia de género, que hay que frenar con información y formación

Concienciación contra la mutilación genital - Foto: David Pérez

La mutilación genital femenina es una forma más de violencia de género. Esta fue la conclusión en la que coincidieron ayer la responsable de Igualdad del Ayuntamiento (Inés Sandoval) y la vicepresidente de Médicos del Mundo en la región, (Idoia Ugarte). Lo hicieron en un Cinefórum, con posterior charla debate, para tratar el asunto, organizado por el Ayuntamiento de Toledo, a través de la Escuela de Igualdad, y Médicos del Mundo, coincidiendo con el Día Internacional de Tolerancia Cero con la Mutilación Genital Femenina (MGF). Fue en el Centro Cultural San Clemente, donde Sandoval, Ugarte y Aisse Dansoko (mediadora intercultural en el proyecto ‘Prevención de la MGF’ de Médicos del Mundo Castilla-La Mancha) participaron en un animado debate.
El acto se inició con la proyección de Bref, un documental dirigido por Christina Pitouli acerca la realidad de la MGF a través de conversaciones con personas africanas que actualmente viven en España. El documental acerca a la práctica de la mutilación genital femenina con opiniones y realidades contrapuestas, que muestran la complejidad de un tema en el que se entremezclan la herencia cultural y el respeto a los derechos humanos.
Tras la proyección, llegó el coloquio Stop Mutilación. Ugarte incidió en la idea de que la mutilación genital es una forma más de violencia de género, en la que se pone de manifiesto la relación de poder entre hombres y mujeres, «y como tal, la tenemos que erradicar». De ahí la importancia de la prevención entre las niñas con riesgo, y también la necesidad de que el sistema sanitario dé respuesta a las necesidades de salud sexual y reproductiva supervivientes de la mutilación.
Inés Sandoval también calificó esta práctica de «violencia de género». De ahí la idea del Ayuntamiento de concienciar a la sociedad toledana para dar a conocerla. En sus países puede ser una tradición, puede ser cultural, «pero lo que tenemos que tener bien claro es que detrás de esa tradición y esa cultura, hay una importante vulneración de los derechos de las mujeres y de las niñas».
La responsable de Igualdad del Ayuntamiento destacó la importancia que va a tener en España la formación de los profesionales sanitarios. «Nos pensamos que la mutilación genital femenina es una realidad que está muy lejana de nuestro día a día, pero la verdad es que vivimos en un mundo globalizado, y tenemos a muchas mujeres  y a muchas niñas africanas que viven en nuestro país, y sus padres siguen pensando que la mutilación en positiva, y en muchos casos aprovechan las vacaciones para practicarla», apunta. De ahí la importancia de frenarla con la formación de los sanitarios, que den las señales de alerta que frenen futuras mutilaciones. También ha de haber reproche social que lo frene.