scorecardresearch

Otra oportunidad perdida

Unai Eguiguren (ADG)
-

El CF Talavera seguirá en puestos de descenso tras perder por 3-1 en el campo del Real Unión a falta de dos jornadas para el término del Campeonato

Otra oportunidad perdida - Foto: Haimar Marcos (Real Unión)

 Real Unión: Irazusta; Santos (Elosegi, min.45), Iván Pérez, Erik (Barbu, min.86), Kijera; Chema (Nacho, min.63), Beobide, Elizondo (Quique Rivero, min.63), Oyarzun, Seguín; Bravo (Pradera, min.82).

CF Talavera: Edu; Pablo Monroy, Bourdal, Víctor Ruiz, Góngora; Jordi Ortega (Forgás, min.84), Ceberio (Vicente, min. 72); Dani Pichín, Toño Calvo (Añón, min.64), Rodrigo (Edmilson, min.72); Perales (Adighibe, min.45).

Goles: 0-1, min. 25: Dani Pichín; 1-1, min. 28: Bravo; 2-1, min. 60: Bravo; 3-1, min. 70: Rivero, de penalti

Árbitro: Domínguez Cervantes (colegio andaluz). Sin amonestados.

Stadium Gal. 1.000 espectadores.

El Talavera perdió una nueva oportunidad de agarrarse a la permanencia tras caer en Irún a pesar de adelantarse en el Stadium Gal con una diana de Dani Pichín pasado el ecuador del primer acto, pero el Real Unión empató el choque a renglón seguido. Con ese empate a uno se inició una segunda parte en la que la escuadra dirigida por Manuel Mosquera fue de más a menos y los irundarras remontaron el duelo con goles de Bravo y Rivero, de penalti, para el 3-1 definitivo. Los objetivos eran diametralmente opuestos, pero ambos tenían la necesidad imperiosa de sumar los tres puntos. Real Unión y Talavera libraron en el Stadium Gal un choque intenso en el que los dos conjuntos ansiaban conquistar la victoria, los locales para acercarse al play off y los talaveranos para meter presión al filial del Athletic en la lucha por la permanencia. Esa necesidad dejó un inicio de partido igualado, con los dos conjuntos queriendo imponer su estilo. La primera acción de peligro del duelo corrió a cargo del cuadro irundarra. Apenas se habían cubierto cuatro minutos de encuentro cuando Elizondo peinó un centro lateral y el cuero se marchó rozando el palo de la meta de Edu. La respuesta del Talavera llegó poco después, a los diez minutos, cuando un zurdazo de Monroy desde la frontal del área obligó a emplearse a fondo a Irazusta. Los minutos pasaban y los dos conjuntos siguieron luchando por imponer su estilo. Edu taponó un disparo seco, raso, a la cepa del poste, ejecutado por Oyarzun, e instantes después fue Dani Pichín quien se encontró con Irazusta en otro disparo desde la frontal del área.

Después de esos avisos llegaron los goles. Y otra vez lo hicieron en dos acciones consecutivas. Dani Pichín adelantó al Talavera con un gol cargado de talento. Ortega le buscaba en un pase filtrado a la espalda de la defensa y Pichín, tras acomodarse el cuero con la rodilla derecha, batió a Irazusta con un disparo raso con la zurda. Pero poco le duró la alegría a la escuadra dirigida por Manuel Mosquera, porque tres minutos después, en una acción desafortunada, el Talavera recibió el empate. Góngora cortó el avance de Bravo en el corazón del área, con tan mala fortuna que el balón rebotó en el propio Bravo y el cuero generó una parábola en forma de vaselina inalcanzable para Edu.

Los mejores minutos del conjunto talaverano se vieron cercenados por esa diana de mala suerte, que dio paso a un último cuarto de hora casi intrascendente. No obstante, al filo del descanso, un buen centro lateral de Rodrigo acabó en las botas de Toño Calvo, que no fue capaz de culminar la acción en un remate certero. Se llegó al descanso con ese empate a uno y con la sensación de que los pupilos de Manuel Mosquera habían dejado escapar vivo al rival.

Los dos entrenadores movieron ficha al descanso con un cambio por bando: Elosegi y Adighibe entraron al césped. Salió mejor el Talavera, a imponer un juego más de combinación, tratando de elaborar las acciones, madurando cada ataque, moviendo de banda a banda, pero con una carencia clara de profundidad en el último pase.

Eso sí, el conjunto liderado por Mosquera no podía confiarse porque el Real Unión buscaba acciones peligrosas en contragolpes verticales e iba creciendo poco a poco. Mejoró el Real Unión a partir de los diez minutos de la reanudación y encontró el segundo gol en una acción puntual. Oyarzun puso una falta lateral desde la zona de tres cuartos y Carlos Bravo remató lejos de Edu, que únicamente pudo hacer la estatua. Era el minuto 60 y el Real Unión culminaba la remontada.

No obstante, a los talaveranos les quedaba media hora por delante para intentar sacar algo positivo del Stadium Gal. Ese resultado empujó a los dos técnicos a realizar permutas. Mosquera dio entrada a David Añón al terreno de juego en lugar de Toño Calvo para buscar más frescura en vanguardia. Pero el Talavera estaba tocado y a punto estuvo de sentenciar el Real Unión. Afortunadamente para los talaveranos, Quique Rivero mandó por encima del larguero una clara ocasión cuando el choque caminaba por el setenta de partido.

Pero Rivero no falló en la siguiente acción. Penalti cometido por el Talavera y Rivero anotó la pena máxima para plasmar el 3-1 que parecía definitivo. Mosquera trató de quemar las naves y dio entrada a Vicente y a Edmilson, pero el Real Unión supo jugar con oficio esos últimos veinte minutos y el final del choque llegó con esa derrota por 3-1 para un Talavera que seguirá, una semana más, en posiciones de descenso a falta de dos jornadas para el final del Campeonato.