Sí municipal al remonte 'low cost' al ser funcional y respetar las dársenas

latribunadetoledo.es
-
Sí municipal al remonte ‘low cost’ al ser funcional y respetar las dársenas - Foto: Víctor Ballesteros

El último proyecto presentado por la Junta salva también el paseo peatonal desde la rotonda del Granadal hasta la embocadura de las escaleras mecánicas

j.s. | TOLEDO
redacciontoledo@diariolatribuna.com

Fumata blanca. El Ayuntamiento de Toledo ha aceptado la modificación del proyecto del remonte de Safont que le han presentado los responsables de Gicaman y de la Consejería de Fomento porque, pese a la reducción presupuestaria, la nueva infraestructura de movilidad mantiene la funcionalidad con la que había sido diseñada en un primer momento. La actuación respeta finalmente las dársenas de estacionamiento de autobuses de turistas que el arquitecto Rafael Moneo, autor del primer proyecto, habilitó, a petición de los técnicos municipales, junto al parque del Granadal  y mantiene el paseo peatonal de acceso al nuevo tramo de las escaleras mecánicas desde la rotonda del granadal hasta la embocadura del nuevo remonte. Lo que quedará definitivamente fuera del proyecto es el adecentamiento urbano entre la estación de autobuses y la citada rotonda, en donde se contemplaba la creación de un paseo urbano y el adecentamiento de la explanada en la que actualmente aparcan autobuses de forma discrecional.
«El remonte es una obra imprescindible para la ciudad y éste era el mínimo que exigíamos», explica el concejal de Urbanismo del Ayuntamiento de Toledo, Javier Nicolás.
La modificación del proyecto, que será presentado en los próximos días en el registro del Ayuntamiento para la tramitación de los permisos, reserva en la ronda del Granadal espacio para que puedan estacionar de forma simultánea seis autobuses. No obstante, el diseño en batería de la dársena ha sido sustituida por una configuración en la que los autobuses aparcarán en línea, tres cada lado de una mediana. Finalmente también se mantiene la configuración de la salida de los autobuses que estacionen en las dársenas una vez hayan descargado o recogido a sus pasajeros. Para reincorporarse sentido a la rotonda del Granadal deberán realizar un giro a la izquierda que casi con toda probabilidad será regulado por semáforo.
Otra de las novedades del proyecto ‘low cost’ del remonte es la situación del ascensor que convierte en accesible este nuevo tramo de escaleras mecánicas que salvará el desnivel que existe entre Safont y la zona baja del barrio de Antequeruela con la calle Gerardo Lobo. En el nuevo proyecto, el elevador se situará, sin perder funcionalidad, en una zona en donde será necesario realizar una menor excavación y movimiento de tierras, lo que, a su vez, redundará en el menor coste de esta infraestructura, cuyo presupuesto cae de los 5,2 millones de euros por los que inicialmente fue  adjudicado a la Unión Temporal de Empresas (UTE) integrada por Dragados y Construcciones Antolín García Lozoya a no más de 2,5 millones de euros. Una ahorro que se consigue reduciendo la calidad de los materiales y suprimiendo el adecentamiento urbano de la zona más próxima a la estación de autobuses, actuación esta última que si el Ayuntamiento quiere abordar deberá hacerlo con cargo a sus presupuestos, circunstancia que, por el momento, ha descartado.
 «Lo importante ahora es que empiecen las obras cuanto antes», subraya el concejal de Urbanismo del Ayuntamiento de Toledo, Javier Nicolás, que lamenta que se «haya perdido tanto tiempo». Y es que la obra lleva paralizada ya un año. «Para esta solución no hacía falta haber recorrido este camino», concluye. El último escollo para la reanudación de los trabajos puede venir del lado de la adjudicataria, que ahora tendrá que analizar si le cuadran las nuevas condiciones económicas.
La reanudación de las obras del remonte mecánico de Safont fue decidida por Cospedal tras los informes técnicos que aconsejaban abordarlas con urgencia debido a los problemas de  inseguridad y de insalubridad derivados de la gran cantidad de tierra que se removió en el rodadero que va a parar a Doce Cantos.