Alerta en 10 pueblos por escasez de agua y mala calidad

J.M.
-

La Mancomunidad del Río Pusa ha informado a los ayuntamientos de la mala calidad del servicio y recomienda a los 9.000 habitantes que ni se beba ni se cocine con ella

Alerta en 10 pueblos por escasez de agua y mala calidad

La Mancomunidad del Río Pusa creía que iba a solventar el verano sin problemas de abastecimiento, pero la situación se ha torcido en el último mes. Las reservas de la presa escasean y la turbidez del suministro se advierte ya en los grifos de los 10 pueblos adheridos de las comarcas de Torrijos y La Jara. Por ello, recomiendan ya a los residentes que ni beban ni den un uso alimentario al suministro. Además, apelan a un consumo moderado para condurar el suministro. El panorama resulta incierto porque la medida llega en la primera quincena de agosto y con fiestas de pueblos aún pendientes..
Así lo explicó ayer a este diario el presidente de la Mancomunidad del río Pusa en funciones y alcalde de San Bartolomé de las Abiertas, Esteban Benito Blázquez, quien subrayó que el químico de esta agrupación de ayuntamientos advirtió el jueves de la gravedad de la situación que alcanza a los 10 ayuntamientos, con pedanías también afectadas: Los Navalmorales, Espinoso del Rey, Torrecilla de la Jara, Villarejo de Montalbán, San Martín de Pusa, Malpica de Tajo, Santa Ana de Pusa, Retamoso de la Jara, San Bartolomé de las Abiertas y La Pueblanueva. En total, unos 9.000 empadronados, aunque la cifra se multiplique estas semanas por las vacaciones.
El pasado fin de semana, llegó una primera advertencia por el abuso del consumo de agua. «Se consumió dos o tres veces más de lo habitual», expuso Blázquez. Como consecuencia, la planta potabilizadora no daba abasto y el servicio llegó con turbidez a los hogares.
«Nos preocupa la calidad y la cantidad. El nivel de las reservas es muy bajo para la época del año. Es un nivel preocupante», reconocía el presidente de la mancomunidad, quien recalcaba que los ayuntamientos empezaron ayer a publicar bandos de advertencia. Uno que se adelantó fue el de Espinoso del Rey, cuya alcaldesa, María del Pilar Ahijado, ya aconsejó a principios de semana a los vecinos que hicieran «un uso racionalizado y moderado» del consumo de agua y se abstuvieran de actividades que impliquen un despilfaro, como el lavado de vehículos, el riego de plantas o los huertos urbanos.
infraestructuras deficientes. Precisamente, hace un mes, Blázquez hacía hincapié en declaraciones a este diario sobre la necesidad de garantizar la calidad del agua mediante una mejora de la potabilizadora. Por entonces, no habían detectado el problema de reservas actual.
La escasez de reservas motiva que la mancomunidad extraiga el agua en la parte baja del pantano, por lo que se acusa en la calidad. «Recomendamos que no se utilice para beber ni para el uso alimentario, para los demás sí se puede», detalla el presidente de la Mancomunidad del río Pusa en funciones, una agrupación de municipios que cuenta con Los Navalmorales como el más poblado, con unos 2.600 empadronados.
La mayoría de los pueblos pertenecen a la comarca de La Jara, excepto Malpica de Tajo, que forma parte de la de Torrijos. Al menos dos pueblos celebrarán en breve sus fiestas patronales, de modo que la situación excepcional molestará aún más a los habitantes.
Esta situación anómala en mayor o menor medida resulta frecuente para la Mancomunidad del Río Pusa, que se queja desde hace años de lo obsoleto de las infraestructuras. Blázquez aventura que pueblos como el suyo que disponen de captaciones alternativas como pozos se podrán «ir apañando». No obstante, apunta que las reservas de estos aljibes pueden contener un exceso de nitratos, por lo que su consumo estaría en entredicho.