Historias de la prodigiosa y babélica Toledo

Á.D.P
-
Historias de la prodigiosa y babélica Toledo - Foto: Yolanda Redondo

La novela aborda la realidad de más de una veintena de ciudadanos extranjeros que decidieron establecerse en la ciudad tras visitarla

El escritor toledano Juan José Fernández Delgado (Aldeanueva de San Bartolomé, 1949) presentó en la Biblioteca de Castilla-La Mancha Toledo. La prodigiosa voz de su llamada, una novela que toma a la propia ciudad de Toledo como escenario y que tiene como protagonista a la local doña Sagrario y a otros 25 residentes en la misma urbe llegados desde diferentes rincones del mundo. «Es ficción, aunque tenga mucho parecido con la realidad», explicó al autor. 
La idea para materializar el libro ayer presentado, un ejemplar de 560 pagínas le llegó a Fernández Delgado después de leer una entrevista en la prensa con una mujer japonesa que vive en la ciudad desde hace años. La nipona «manda crónicas de la vida de la ciudad» a diferentes países del continente asiático. «Y no ceja en su empeño de que los japoneses duerman en Toledo después de visitarla y lucha para que no crean que la conocen por haber visto la catedral poco más de veinte minutos», contó.
El también profesor de Lengua española, labor que ejerce desde hace años en varios institutos y universidades ejemplifica en esos 25 forasteros «el poder de convocatoria intrahistórico que ha mantenido Toledo a lo largo de los siglos». La llamada de la ciudad, «de su patrimonio, sus monumentos y su historia», como enumera el escritor, es el punto de partida de una obra sin capítulos ni estructura conclusa. La voz de la ciudad sigue viva, como lo ha estado desde los siglos XI y XII, con la llegada de la Escuela de Traductores. O como lo estuvo siempre, «desde los celtíberos, los musulmanes o los judíos». El autor apunta tanto a la literatura como a la historia. «Todos los que por aquí pasaron quisieron modelar Toledo a su imagen y semejanza».
Toledo es Ítaca para los personajes de esta historia, «el puerto en el que encontraron donde echar el ancla, donde establecerse definitivamente». La atracción de sus calles, un marco único en el mundo, asienta un relato de amor por la ciudad vieja, por un Casco histórico que encierra tanta magia indeleble.
El Tajo está también presente. Su presencia brota de la embestida de un toro, pasión del escritor, que separa Toledo en dos: de un lado el margen donde crece la monumentalidad y del otro lado el cerro del Bú.
Fernández Delgado es también autor de una extensa obra publicado que incluye obras como Estampas olvidadas en los campos de La Jara, una compilación de imágenes literarias sobre su comarca natal. Además, ha coordinado diversas investigaciones sobre la presencia del maquis y ha participado en obras académicas sobre literatura española.