Las calles San Clemente y San Román se despedirán del cableado

Susana Jiménez
-
Las calles San Clemente y San Román se despedirán del cableado - Foto: Javier Pozo

El Consorcio ha sacado a licitación las obras del proyecto de rehabilitación de estas dos calles y la travesía de San Clemente, con un presupuesto total de 358. 897 euros, y un plazo de ejecución previsto de seis meses

Las calles San Román, San Clemente y travesía de San Clemente verán saneado y renovado su aspecto a comienzos del próximo año, una vez que concluyan las obras de rehabilitación que acaba de sacar a licitación el Consorcio de la Ciudad de Toledo.
Un proyecto que formaba parte de una actuación más amplia, y que abarcaba también la plaza de San Pedro Mártir, para el que finalmente no llegó la financiación acordada, y que ahora se saca a licitación de forma parcial, con cargo a dos anualidades del presupuesto del Consorcio.
Esta actuación, que plantea la eliminación del cableado aéreo, así como la implementación de redes subterráneas para las infraestructuras, la renovación del pavimento y acondicionamiento con criterios de accesibilidad, sale así a licitación con un presupuesto total de 358.897,88 euros.
La Comisión Ejecutiva del Consorcio aprobaba la licitación de este proyecto en su última reunión, y era este martes, 25 de junio, cuando el Diario Oficial de Castilla-La Mancha (DOCM) la publicaba, abriéndose así el plazo correspondiente para la presentación de ofertas, el cual se prorrogará hasta el próximo 15 de julio.
Para la ejecución de estos trabajos, que tienen como objetivo último  potenciar el valor histórico monumental de esta parte del Casco histórico de Toledo, se establece un plazo de seis meses.
Para ello, según recoge el proyecto redactado por la arquitecta Blanca Lledó por encargo del Consorcio, se eliminará al máximo el cableado de las fachadas y se realizará una nueva pavimentación y ajardinamiento. Asimismo, se pretende modernizar las condiciones de accesibilidad y sostenibilidad de este ámbito urbano, para lo cual se dará continuidad al pavimento, garantizando así la supresión de las barreras arquitectónicas en todo el ámbito de actuación.

Por fases. Para la ejecución de estos trabajos se ha establecido un orden de actuaciones, que dará comienzo con el levantamiento del pavimento actual y de los setos existentes, dando paso a la excavación, la ejecución de la zanja única y la colocación de conductos, arquetas y acometidas.
Para la eliminación del cableado aéreo el proyecto contempla cuatro fases claramente diferenciadas. La primera de ellas será la retirada del mismo, para a continuación, y en una segunda fase, ejecutar las canalizaciones de acometida. Para ello se propone el enterramiento y colocación de dichas instalaciones en el interior de los edificios, con el objetivo final de conseguir una mejora tanto en las instalaciones como en la estética de los edificios.
Una vez dados estos pasos, se aplicará hormigón de nivelación,  rellenos de arena y se colocarán los perfiles, para después proceder a la colocación del pavimento de piedra, parte de él reciclado del obtenido del levantamiento del pavimento original de la zona, y fundición.
Las últimas fases del proceso se corresponderán con la instalación del alumbrado público, así como del mobiliario urbano. Respecto a este último, el proyecto detalla que estará compuesto por cuatro elementos, «plenamente integrados en la propuesta». Por una parte bolardos «de diseño propio», formados «con piezas de acero semejantes a las del pavimento y que pueden incluir LEDs de iluminación», y por otra papeleras del modelo actual del Ayuntamiento de Toledo, las cuales irán fijadas a los bolardos nuevos.
Respecto a la iluminación, se conservarán las farolas existentes, incorporando los LEDs en los bolardos, que permitirán iluminar tanto la parte rodada como la peatonal de la plaza y las calles, de manera no intrusiva.

 Administrador
- Foto: Administrador