Arde una nave en obras en Lucillos y deja 3 intoxicados

J.M.
-
Arde una nave en obras en Lucillos y deja 3 intoxicados

El incendio se generó en una granja de cerdos en plenas obras y provocó una extensa columna de humo. Un intoxicado fue trasladado al Hospital de Talavera

Una espectacular columna de humo negro sobrecogió ayer a los vecinos de Lucillos que se iban enterando de que procedía de una nave en construcción de una futura granja de cerdos. El incendio de los plásticos provocó este suceso extraordinario, tal y como apuntó ayer a este diario el alcalde, José Julián Herrera. «Ha sido aparatoso», recalcaba el regidor de este municipio de unos 600 habitantes pegado a la A-5. Una persona se vio intoxicada por el humo y fue trasladada al Hospital Nuestra Señora del Prado de Talavera.
Los servicios de emergencias del 112 Castilla-La Mancha recibieron ayer el aviso a las 12:59 horas, a unos dos kilómetros del núcleo urbano de Lucillos, en un camino que conduce al vecino municipio de Montearagón. Una de las varias naves en construcción de una granja de cerdos comenzó a arder, teniendo en cuenta el material de construcción presente en el lugar, según apuntó el alcalde, quien se desplazó hasta el siniestro. Como la explotación estaba en fase de realización, no sufrió daños ningún animal.
Los bomberos del Consorcio de los Parques de Santa Olalla y Belvís de la Jara acudieron a sofocar las llamas y tardaron aproximadamente dos horas en controlar el fuego, que expelía abundante humo negro. No obstante, no afectó a los habitantes de este municipio localizado a apenas 20 kilómetros de Talavera.
Los servicios de emergencias del 112 Castilla-La Mancha informaban de tres intoxicados por el humo, pero el alcalde reducía la cantidad a uno solo, quien fue trasladado al Hospital Nuestra Señora del Prado de Talavera. El Servicio de Salud de Castilla-La Mancha confirmaba a este diario que un individuo ingresó de urgencias por el incendio, pero estaba previsto que fuera dado de alta. Herrera precisó que el afectado por la intoxicación era un trabajador.
El alcalde de Lucillos apuntó en las declaraciones a este diario que sólo resultó afectada la nave incendiada, puesto que el resto de la granja en construcción estaba intacta. Al respecto, recalcó que se trataba de un recinto de grandes dimensiones que estaba casi acabado, pero que cuyo techo se ha venido abajo por la voracidad del fuego. «Todo se ha quemado», aseveró el regidor por la virulencia del suceso.
Los bomberos de Consorcio Provincial del Parque de Belvís de la Jara reforzaron a los compañeros de Santa Olalla para la extinción de las llamas y abandonaron el lugar hacia las 18 horas. Los segundos continuaron  en el lugar para refrescar la nave y evitar que se reavivaran las llamas en un suceso que ha llamado la atención de los vecinos de la zona por la espectacular columna de humo negro visible por los alrededores.