Aumentan un 66,6% los delitos de odio en Toledo

M.G
-

Las fuerzas de seguridad detuvieron a cuatro personas el año pasado relacionadas con esta actividad delictiva. Los delitos de ideología son los más habituales en la provincia

Aumentan un 66,6% los delitos de odio en Toledo

Hace una semana que el ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska, presentó públicamente un protocolo de actuación ante delitos de odio dirigido a las Fuerzas de Seguridad que permita una mejora en las actuaciones y mayor eficacia a la hora de esclarecer los hechos. Este tipo de delitos van en aumento y despiertan preocupación, ya que la Oficina nacional de lucha contra los delitos de odio también ha puesto en marcha una campaña de sensibilización para subrayar la importancia de denunciar este tipo de prácticas.
A estas iniciativas acaba de sumarse la publicación del informe anual de Interior sobre estos casos, que arroja un aumento del 6,8% en 2019, respecto al año anterior, con un total de 1.706 hechos, pese a que muchas veces este tipo de incidentes no se denuncian. Toledo tampoco fue ajena a este incremento el año pasado, puesto que también registró un aumento del 66,6% en los delitos de odio en relación a 2018. El porcentaje es significativo, aunque los datos hay que tomarlos con cierta prudencia porque no son muy cuantiosos a pesar del incremento. El informe refleja 15 delitos de odio en la provincia, seis más que el año anterior, la mayoría por ideología, aunque también son destacables los tres casos de antigitanismo sobre los que tuvo conocimiento Interior.
En relación a la incidencia, la estadística destaca que se producen 2,2 delitos de odio por cada 100.000 habitantes en  Toledo, un 0,7% más respecto a 2018. Además, en año pasado se cerró con cuatro detenciones por este tipo de hechos, se contabilizaron 13 victimizaciones, cinco de ellas por cuestiones ideológicas, y se esclarecieron nueve de los quince delitos denunciados.
En este caso, es necesario destacar también el esfuerzo de las fuerzas de seguridad en la identificación del delincuente y en el esclarecimiento de los hechos, ya que en el año 2018 no se logró ninguna detención a pesar de que se contabilizaron nueve delitos.
tipología Los delitos de ideología son los más numerosos en estos momentos y la mayor parte de las víctimas son hombres, con edades comprendidas entre los 26 y los 40 años. Sin embargo, también se registran denuncias por racismo -en Toledo hubo conocimiento de tres el año pasado-, delitos por antigitanismo, por creencias religiosas, por identidad sexual y discriminación por razones de enfermedad.  A este amplio catálogo se suman también los delitos relacionados con la discriminación por razón de género, generacional, antisemitismo y aporofobia, pero no se ha contemplado ninguno de ellos e la provincia de Toledo en estos dos últimos años.
Pese al esfuerzo policial, los delitos de odio todavía sufren una importante invisibilización y únicamente salen a la luz dos de cada diez cometidos.