La Puebla de Montalbán y sus vacas, todo un éxito de público

Dominguín
-

El buen tiempo que ha acompañado y las ganas de fiesta han hecho que el pueblo llene sus calles durante una semana completa. Este año no se han producido lesionados ni cogidos de consideración, salvo varios sustos sin consecuencias

Mañana se darán por finalizadas las fiestas de La Puebla de Montalbán, donde hay que destacar la gran participación de público y aficionados. Una semana repleta de actos para todos los públicos, pero que sobre todo gira alrededor de las reses bravas por sus calles. Los encierros que han recorrido gran parte de la población y luego la suelta de vaquillas hizo su periplo por la habitual zona de la plaza Mayor y sus calles periféricas. Se ha programado este año, como en otros un encierro ‘Chiqui’, con reses mansas y de corta edad que se pasearon por las calles y la majestuosa Plaza Mayor ante el divertimento de los más pequeños del pueblo que abarrotaron su día.
El centro neurálgico de los últimos cinco días ha sido su Plaza Mayor, que cada año vuelve a convertirse en un coso de talanqueras improvisado a la antigua usanza, donde se echa tierra para mitigar las lesiones de las reses, conservando su farola engalanada de guirnaldas y sus balcones vestidos para la ocasión. Las vacas en su periplo, suben y bajan a la plaza, recorren las sinuosas calles una y otra vez, acompañadas por los aficionados que corren a centímetros de los astifinos pitones de las reses.
Como muestra de lo allí ocurrido el fotógrafo local Rafael del Álamo, ha estado atento con su cámara y nos han dejado buenas imágenes de lo acontecido, parte de lo cual lo reproducimos en esta información gráfica de las vacas en La Puebla de Montalbán.
La Puebla de Montalbán y sus vacas, todo un éxito de públicoLa Puebla de Montalbán y sus vacas, todo un éxito de públicoGran trabajo y esfuerzo el realizado por el Ayuntamiento, estando al pie del cañón en todos los actos y eventos. Los vecinos han agradecido personalmente a su equipo lo bien que han transcurrido las fiestas sin ningún hecho grave que recordar.
Pero si por algo es conocida su tradición taurina es por “la vaca enmaromada”, tradición mantenida desde haces siglos donde los mozos trasladan a la vaca desde las distintas zonas del recorrido tirando de una cuerda. Estos hechos son fundamentales como base de la pirámide taurina pues no se entendería la tauromaquia de La Puebla de Montalbán sin su ‘vaca’.
La historia nos remonta a los siglos XV Y XVI cuando se sucedieron los primeros festejos taurinos en la porticada plaza, siendo testigo de los sucesos más importantes de la tauromaquia en la localidad.
Ligado a la tradición taurina de festejos mayores, se desarrolla en La Puebla de Montalbán la suelta de la vaca, donde las distintas reses, recorren cada año las calles de la localidad toledana siendo saltadas, recortadas, toreadas por mozos, espontáneos, maletillas en busca de una oportunidad que hacen las delicias de los aficionados pueblanos.