Toledo se despereza mientras espera al turismo

J. Monroy
-

Sin casi turistas todavía, a pesar de la apertura de fronteras, poco a poco comienzan a reabrirse negocios en el Casco, a los que se suma la oficina de información turística de la Diputación

Toledo se despereza mientras espera al turismo - Foto: David Pérez

Con muy muy poco turismo, a pesar de la apertura de fronteras naciones e internacionales, Toledo comienza a desperezarse. Cierto es que en el Casco histórico son pocos los bares que se atreven a abrir, pero sí lo están haciendo ya algunos negocios con la vista puesta, sobre todo en los foráneos. Un rápido paseo por la calle del Comercio y se puede ver las puertas abiertas en locales como Artesanía Medina, Natura o la mítica Casa Cuartero.
Poco a poco llega también el turno de todos los museos, en su mayoría con entrada gratuita, que si hasta ahora se han volcado en el público local, poco a poco tendrán que volver a mirar a los de fuera. Continúa el teletrabajo en la administración y muchas empresas privadas, lo que también influye en el Casco. Hay hoteles cerrados y apartamentos que en su día cambiaron inquilinos por turistas, vacíos y a la espera de que alguien se interese por ellos.
Oficina turística. Un síntoma que quiere ser de recuperación de la normalidad puede ser la apertura de la Oficina de Turismo de la Diputación, situada en la subida de la Granja, que espera recibir al turismo que llegue a la ciudad de Toledo, como puerta abierta al resto de la provincia.
La reapertura de la oficina, informa el Gobierno provincial, llega asociada a todas las medidas de prevención recomendadas por las autoridades sanitarias, como la colocación de mamparas protectoras para garantizar la seguridad e higiene de los visitantes durante la atención personal, la señalización de la distancia de seguridad de dos metros, o el uso obligatorio de mascarilla.
Se ha dotado a la oficina de una cartelería adecuada sobre las medidas de seguridad e higiene a tener en cuenta y se ha eliminado la manipulación de folletos turísticos, ofreciendo solo una muestra informativa a los visitantes para que pidan en los mostradores aquellos que sean de su interés.
También se han habilitado unos mapas de la ciudad de Toledo con rutas sugeridas marcadas en colores, para que quienes así lo requieran puedan capturar una foto en sus dispositivos, evitando el contacto físico.