Músicas y palabras de libertad y amor

J. Monroy
-

El cantautor toledano y sus colaboradores llenaron el teatro de Rojas este sábado para la presentación de su último trabajo, que une sus facetas musical y literaria

Músicas y palabras de libertad y amor - Foto: Yolanda Redondo

Durante las últimas semanas se ha movido algo en las redes sociales de la ciudad. Los seguidores del músico y poeta Carlos Ávila no han parado de mandar invitaciones para el concierto de presentación de su último trabajo, es decir, su primer libro-disco, que ha publicado con la editorial Gato Encerrado. «Que se entere todo Toledo», parecía la consigna entre los seguidores. Y no era para menos con la presentación que tenía preparada el joven poeta toledano, en el teatro de Rojas, y rodeado de un buen grupo de magníficos músicos.
El concierto de presentación de ‘Pero lo nuestro es cantar’ en el Rojas ha contado con músicos de la talla de Renzo Ruggiero, Luis Gálvez ‘Punto’, Sergi Fecé, Alejandro Picciano (de La Porteña Tango), Javier Maroto, Marc García Arnau, Ariel Acevedo, Gema Condado y Amadeo Aranda, y un público entregado a las nuevas y viejas canciones de este artista toledano.
La libertad, el amor y el compromiso social que han caracterizado durante años los poemas y canciones del toledano Carlos Ávila, apuntan desde la editorial Gato Encerrado, se fusionan por primera vez en su nuevo trabajo: ‘Pero lo nuestro es cantar’. Es la primera vez que el cantautor publica en formato libro-disco, apostando por una simbiosis de palabra y música donde toda su temática se entrelaza, innova y alumbra nuevos caminos creativos. Con un guiño a Antonio Machado desde su título, en este trabajo se agrupan una amplia selección de poemas y un disco con diez nuevas canciones de una cuidada producción.
Los poemas y las canciones de Carlos Ávila siempre han discurrido por caminos paralelos aunque cercanos. Por eso era necesario un libro-disco en el que formaran parte del mismo proyecto. ‘Pero lo nuestro es cantar’ es el fruto de muchos años de conciertos y lecturas de poemas. En el cantautor y poeta toledano conviven el intimismo, la poesía de la conciencia crítica, la sátira y el humor a veces salvaje. Antonio Machado y Violeta Parra, Silvio Rodríguez y Javier Krahe, Pedro Salinas y Gabriel Celaya, un amplio abanico de registros y temas que adquieren coherencia gracias a su forma de entender la vida.
Ávila reconoce que tras hacer libros y discos, «en el tiempo en el que estamos, en el que el disco tiene muy poco atractivo por las pocas plataformas que ofrecen música, mejor o peor, tengo la posibilidad de sacar un libro y un disco a la vez, hago las dos cosas y tenía muchas ganas de hacer este formato desde hace años, reunir poemas que tenía desde antes con canciones nuevas, que resulten un poco atractivas para la gente».
La lírica de Carlos Ávila, continúan desde la editorial, «es una reivindicación de la belleza, del amor, del humor, de la libertad, del hedonismo y de la poesía, al mismo tiempo que un ataque sin paliativos a la injusticia, al fanatismo, a la hipocresía y a la intolerancia».
«He decidido sacar un libro-disco porque soy un inconsciente, pero creo que todos lo somos, así que me quedo más tranquilo. Esta unión entre poemas y música, aunque sea de pareja que duerme cada uno en una cama diferente, se debe a la presuntuosa pretensión de poder llegar a más de lo que he llegado, más allá de la vuelta de la esquina. Es como un esqueje pero sin hacer el amor, sin frotarse mucho», comenta el autor.
Según interpreta, sus canciones y poemas tienen como denominador común la libertad, el amor y «poner sobre la mesa el tiempo y el espacio en el que estamos, en el que vivimos». «Es necesario que podamos comprender siempre las contradicciones de nuestro tiempo. Los problemas como especie dentro de las millones de especies que vivimos en este mundo».
Colaboraciones. Pero ante todo, destaca Ávila que ‘Pero lo nuestro es cantar’ es un trabajo colectivo. Los poemas cuentan con ilustraciones y poemas visuales de Sebastián Fiorilli, Eddie (J. Bermúdez), Julio Castillo, Orlando Lumbreras y Juan José Esteban Pérez. En el disco, la música y las letras son de Carlos Ávila, excepto la adaptación de un poema de Jesús Lizano. Antonio Toledo ha sido el encargado de la producción artística, los arreglos y la instrumentación) y Antonio de Pinto de la grabación, mezcla y masterización. También han intervenido Manu Clavijo (violín) y Pedro Garrido (flauta); así como las voces de Antonio Toledo, Antonio de Pinto, Javier Maroto, Marc García Arnau, Manu Clavijo e Icíar Ybarra.