Denuncian los problemas de accesibilidad en la Carrera

Justo Monroy
-

Tras el nuevo paso de cebra sobre Río Llano, existen lo que Juan Meneses ha denominado «dos trampas para leones», espacios muy estrechos a la salida de sendos garajes.

Dos «trampas para leones» para los peatones del vial. - Foto: Yolanda Lancha

El recorrido entre la estación de autobuses y el remonte mecánico de Safont ha quedado como un espacio peatonal y amable, tras la última actuación municipal. Sin embargo, muy cerca hay problemas para pasar, por ejemplo, con el carrito de un niño pequeño. Así lo denunció a título personal (eso lo quiso dejar muy claro)el portavoz de la Asociación de Vecinos de San Pedro el Verde, Juan Meneses, en el último Consejo de Participación Centro. Como este Consejo no es competente en la zona, que corresponde al Casco histórico, desde allí se ha remitido la denuncia al organismo correspondiente.
Cuenta Meneses en el escrito que presentó que el pasado mes de octubre de 2019, «estando parado en el semáforo situado en calle de la Carrera, junto a la calle Río Llano, con dirección a la rotonda de Azarquiel, presencié la odisea de un matrimonio con una silla de bebé, pasando por la acera situada a mi izquierda que tiene dos obstáculos importantes». Su primera intención fue hacer una foto con el móvil, para dar testimonio de la situación, pero se abrió el semáforo y no tuvo más remedio que poner su vehículo en marcha.
Fue tal la indignación de Meneses,  lo que le ha movido a proponer al Ayuntamiento, a título particular, la mejora del entorno. Así lo hizo en el primer Consejo del Distrito Norte, donde llevó varias fotografías de la mencionada acera, «por si el Ayuntamiento pudiera solucionar algo de la dificultad que entrañan esos dos obstáculos en la acera».
«Trampas para leones». Porque tras pasar los pasos de cebra que hay en la avenida de Castilla-La Mancha y la calle Río Llano, una pareja que subía con empujando el carro de un niño pequeño se encontró con dos graves problemas de accesibilidad. El porcentaje de rampa ya es de por sí un obstáculo para este tipo de tránsito. Pero en este vial, con una calle bastante amplia, se producen dos estrechamientos en la salida de sendos garajes, que dificultan mucho el paso a personas con discapacidad o con carrito, como es el caso, todo ello en un espacio donde los coches a veces cogen carrerilla para subir la cuesta, y sin arcén.
Son, apuntó Meneses, «dos trampas para cazar leones, en las que cualquiera puede meter la pata». Su escrito viene acompañado de cuatro fotografías, del paso de peatones realizado hace unos meses, cuando se construyó la plaza de la Estación de Autobuses (que está a 50 metros de distancia, en calle de Río Llano); el primer obstáculo en la acera; el segundo obstáculo; y otro punto de  vista del mismo en la acera hacia la rotonda y nueva plaza de la Estación de Autobuses.
A partir de ahí, Meneses pregunta que si con el paso de peatones nuevo y recién realizado ¿los obreros que lo hicieron y el encargado que lo dirigió no se preguntarían, cómo puede pasar una persona con un cochecito de bebe, por no decir una silla de minusválido?».
La propuesta quedó presentada, y se remitirá al Consejo del Centro y Azucaica para buscar soluciones.