Suben los autónomos en 1.047 tras una «rotación bestial»

L.G.E.
-

El número de autónomos solo sube en poco más de mil en la región en 2018 después de un movimiento de 30.920 altas y 29.873 bajas. El secretario general de UPTA exige una Dirección General de Trabajo Autónomo y Economía Social

Suben los autónomos en 1.047 tras una «rotación bestial» - Foto: Yolanda Lancha

La evolución del número de autónomos en la región trazó una montaña rusa el pasado año. El primer semestre llevaban tan buen ritmo, que el secretario general de la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos de Castilla-La Mancha (UPTA) creía que acabarían 2018 con un incremento de 5.000, pero al final solo fue de 1.047. «Menos mal que no me cogisteis la apuesta», comentó esta mañana César García Arnal. Pero al llegar el verano se produjo una caída importante de autónomos y luego se fue recuperando poquito a poquito.
El resultado final fue un saldo positivo de un aumento del 0,7%, que queda escaso si se compara con el incremento de la economía, que a nivel nacional fue del 2,5%. En total hay en la región 149.079 autónomos a cierre de 2018 y la comparativa no sale mucho mejor si se hace de los últimos cuatro años. Entre 2014 y 2018 apenas han subido en 2.000.
García Arnal atribuye el crecimiento mínimo que hubo el pasado año a una «rotación bestial». Es decir a un gran movimiento tanto de altas como de bajas. En concreto fueron 30.920 altas frente a las 29.873 bajas. Por un lado, cree que se debe a la estacionalidad. Pero también apunta al hecho de que haya mucha gente que abre un negocio por necesidad y no porque tenga vocación o vea una oportunidad.
Al respecto, comentó que también se nota el efecto de la tarifa plana a la hora de pagar las cuotas. Es un incentivo para que salga barato emprender, pero señaló que «hay mucha entrada en el sistema sin proyectos estudiados». Añade que al final esos negocios duran pocos meses y cierran.
Por sectores, señaló que donde más autónomos se han perdido es en el área de comercio, industria y hostelería (785 menos)y los vinculados a la industria manufacturera (han caído en 241). Otros sectores como el agrario han experimentado un crecimiento moderado, con un aumento de 170. Algo más notable es el incremento en construcción, con 364 autónomos más y sobre todo las actividades profesionales, con una subida de 615.


Quiere una Dirección General propia. Ante el debate de este arranque de año sobre la idoneidad de tener una Consejería de Trabajo exclusiva (ahora asume también Economía, Empresas y Turismo), García Arnal tiene sus propias exigencias. «Yo propongo una Dirección General de Trabajo Autónomo  y Economía Social, que no existe y que se cree el Consejo regional de Trabajo Autónomos y Economía Social, que tampoco se ha constituido», señaló.
El secretario general de UPTA aseguró que esta petición se la han trasladado a la propia consejera de Economía y que les ha comentado que lo estudiarían ya de cara al organigrama del Gobierno regional para la próxima legislatura. «A ver lo que pasa», apuntó. Seguramente se lo podrá recordar a la consejera en la reunión que ha pedido junto con ATA.
Además de hacer balance de 2018, García Arnal contó algunas  novedades que trae 2019 para los autonómos. Destacó que las cuotas han subido unos cinco euros mensuales, pero que a cambio han ganado en más protección para prestaciones por desempleo o ante accidentes y enfermedades laborales. Asimismo, se mostró esperanzado en que fructifique un cambio en el sistema de cuotas para que se paguen en función de las rentas reales. Dice que podría salir aprobado en el Congreso por unanimidad.

 

Avisa de que el salto al comercio electrónico para el minorista suele ser «una inversión grande con resultados negativos»

El secretario general de UPTA avisó de que las nuevas tendencias de comercio (las compras online) están afectando mucho al sector tradicional. Ahora bien, avisa de que sumarse a la venta electrónica no tiene por qué asegurar el éxito por parte de un comercio minorista. «Me he dado cuenta de que todas las experiencias de comercio electrónico a través de asociaciones de comerciantes o de los propios comerciantes, ha sido una inversión de dinero muy grande con resultados negativos», confesó.
Explicó que, por un lado, un comerciante «solito» se encuentra con el problema de que «no tiene oferta» para surtir una plataforma. Aparte, recalca que la logística también resulta un problema de costes:«Si no tienes envíos masivos, te sale caro con las empresas de transporte».
Por eso, lo que ve viable son iniciativas en las que una plataforma dé ese servicio de transporte para tiendas pequeñas, como podría ser ‘Stuart’. «Va a permitir que los pequeños comerciantes puedan servir a domicilio los pedidos a coste bajo, porque la plataforma se encarga de recoger el pedido, llevarlo al cliente o incluso cobrarlo», indicó.
Por añadir más componentes a este análisis, recordó que en los medios rurales los comercios junto con otros autónomos como abogados o notarios, no solo generan a lo mejor la mitad del empleo del pueblo, sino que dan servicios. También lamentó que a veces por falta de relevo generacional, se cierren negocios que eran rentables.