La falta de financiación paraliza el proyecto del Corral de Don Diego

J. Monroy | TOLEDO
-

jmonroy@diariolatribuna.com

Hace catorce años que se inició el proyecto del Corral de Don Diego, una actuación municipal que tenía que crear una nueva plaza y viviendas de protección, recuperar el salón rico del palacio de los Trastámara y crear una nueva salida hacia la cuesta de la Mona. Hoy, con el edificio levantado y realizada la restauración, el final del procedimiento está pendiente de su financiación. La Empresa Municipal de la Vivienda, recuerda el responsable municipal de Urbanismo, Javier Nicolás, tenía  previsto culminar el bloque de viviendas con dinero del Banco Europeo de Inversiones, pero no llegó dinero suficiente, y como ha salían las cuentas para los apartamentos, terminó por paralizarse durante la pasada legislatura. Desde entonces, el Ayuntamiento está esperando una financiación para dar una solución definitiva.
Resta concluir la urbanización de parte de la plaza y concluir el edificio, que está levantado en estructura, pero que hay que concluirlo con la cabeza puesta en el fin definitivo que vaya a tener.
El edificio podría tener uso residencial, y utilizarse como oficinas. Todavía no está definida su utilidad, recuerda Nicolás. Lo que confirma el concejal es que el edificio histórico, ya restaurado y cerrado, no tendrá uso administrativo en ningún momento. «Eso es una joya que tiene un artesonado magnífico, y no está para esos usos; eso es para enseñarlo, nunca para tener un uso cívico», advierte.
En cualquier caso, toda la actuación continuará parada hasta que el Ayuntamiento consiga alguna vía de financiación. La idea es sacar todo el proyecto adelante de forma conjunta, una vez concluyan la plaza y el edificio en ciernes. Pero, dada la situación económica y las imposiciones al Ayuntamiento «son momentos complicados», advierte Nicolás.