Carretero falleció en un acalorado debate por las basuras

J.M.
-
Adolfo Carretero.

El equipo de Gobierno quería introducir una modificación en la fiscalidad de las basuras. El alcalde recibió increpaciones.

El Pleno del pasado día 22 llegaba con un rastro de polémica a la que se había acostumbrado Adolfo Carretero Martín en sus casi 20 años al frente del Ayuntamiento de Cardiel de los Montes. Una treintena de vecinos llenaban el salón de sesiones de la Casa Consistorial. Entre los puntos, la aprobación de un reglamento del servicio de abastecimiento de agua potable para atajar los fraudes y una ordenanza fiscal del servicio de recogida de basuras. Precisamente, durante la apertura al público del debate por este punto, el alcalde sufrió el paro cardiaco.

El Ayuntamiento de Cardiel de los Montes quería cobrar más a los vecinos de una urbanización del municipio porque generaban mucha más basura que el resto de los habitantes de Cardiel de los Montes. «Por proporcionalidad», aseguraba a este diario el teniente de alcalde, Mario Serrano Contonente, quien se encontraba al lado del fallecido.

El fallo cardiaco de Adolfo Carretero sobrevino en medio de increpaciones de una parte del público asistente a la sesión ordinaria. Los servicios de emergencias desplazados a la Casa Consistorial intentaron sin éxito la reanimación cardiaca.

El secretario de Organización del PSOE de Castilla-La Mancha, Sergio Gutiérrez, destacó de él el domingo en declaraciones a este diario que se trataba de un hombre «extraordinario, un excelente alcalde y compañero». Y a continuación mencionaba que murió «defendiendo a su pueblo desde una visión progresista». Por ello, apostilló que los militantes del PSOE se sienten «muy orgullosos de su trayectoria».