La Federación vecinal podría tener elecciones este otoño

J. Monroy
-

Eva Perea tiene la intención de que a mediados del mes de septiembre se desarrolle una asamblea ordinaria, que será en la que se tengan que convocar las elecciones

La Federación vecinal podría tener elecciones este otoño - Foto: ï»VÁ­ctor Ballesteros

El enconado conflicto que se ha vivido durante los últimos meses en el seno de la Federación de Asociaciones de Vecinos El Ciudadano puede tener una solución en forma de elecciones a la vuelta de la esquina, el próximo otoño. Durante este mes de agosto, ambas partes parecen estar respetando una tregua vacacional que puede romperse en un instante. En cualquier caso, la actual presidenta, Eva Perea, entiende que a la postre habrá que convocar nuevas elecciones.
Antes del verano, las posturas estaban bastante exacerbadas. Por un lado, las asociaciones con más socios proponían que una gestora se hiciera cargo de la Federación, hasta poder hacer la transición a una nueva dirección. La propuesta presentada por El Tajo era que se desarrollara la asamblea ordinaria que, por estatutos, ha de tener lugar durante el primer semestre del año, y que allí se aprobaran las actas de asambleas anteriores que permitieran constituir la gestora. Por su parte, los actuales cargos unipersonales apostaban por una Junta Directiva, en la que se convocara una asamblea extraordinaria que decidiera si había o no elecciones.
Ahora Perea reconoce que todo el mundo está de vacaciones, pero parece que hay cierto consenso en hacer una asamblea. La idea es dejar en stand by la asamblea extraordinaria y hacer la ordinaria que correspondía durante el primer semestre del año. Después de todo el jaleo, será mediados de septiembre. Allí se verá si se convocan las elecciones, algo por lo que, personalmente, apuesta Perea.
«Yo creo que es la mejor salida», explica la presidenta vecinal, y a ver si hay alguien que se quiera presentar», apunta la presidenta vecinal.
La incógnita de los candidatos. Insiste Perea en que quizás después de tanto jaleo, no haya nadie de las asociaciones para crear un equipo que se presente. Ya lo ha comentado en ocasiones anteriores, «el problema no es que haya elecciones o no, es que luego nadie quiere presentarse». No en vano, recuerda Perea que a ella le eligieron sin haberse presentado como presidenta, «yo solo dije que a mí no me importaba quedarme en la Junta Directiva, y me eligieron ellos presidenta, porque nadie quería presentarse». Todo ello, después de más de un año de prórroga del anterior equipo directivo que tenía al mando a Luis Álvarez Ocampo, «porque nadie quería hacerse cargo de la Federación». Además, recuerda también Perea que cuando las asociaciones decidieron crear la gestora por la que apuestan, «nadie dio el paso de presentarse a los cargos unipersonales».
Lo que no adelanta todavía Perea es si ella volvería a presentarse para el cargo. Hay que tener en cuenta que, en ocasiones anteriores, ya apostó por continuar, pero con no ya con el equipo que se encontró, sino con el que ella eligiera. Su idea era continuar con el actual tesorero, Antonio Arias, esta vez como secretario. Pero saldrían el vicepresidente, Jesús Martín, y el secretario, Jesús Patiño. Sus puestos se cubrían por la exconcejal de Participación Ciudadana, Helena Galán y otra persona, para la que ha sonado, aunque no se ha confirmado, la expresidenta del Tajo, Inmaculada López. Ambas cuentan con el más rotundo de los rechazos de algunas asociaciones. La Voz del Barrio se opone a la primera, por sus muchas discusiones cuando estaba en el Ayuntamiento. Y El Tajo no aceptaría de ninguna de las maneras a López, después de su controvertida salida de la Asociación.
Estos nombres, precisamente, fueron el detonante final de un conflicto que llevaba tiempo creciendo en el seno de la Federación, en la que las asociaciones se quejaban de que los cargos personales estaban dejando morir, quitando su presencia en la ciudad; y estos cargos se quejaban de la falta de apoyos de las asociaciones. De una u otra forma, las elecciones ahora pueden ser una solución, habrá que ver más tarde cómo se cierran las heridas.