«Siendo tan solidarios hemos empobrecido hasta el límite»

C.S.Rubio
-

La conversación con el alcalde de Sacedón y diputado regional por el PSOE, Francisco Pérez Torrecilla, gira irremediablemente en torno al Tajo y su querida cabecera: los pantanos de Entrepeñas y Buendía.

Francisco Pérez Torrecilla, alcalde de Sacedón y diputado en las Cortes regionales. - Foto: Yolanda Lancha

El martes se aprobaba un trasvase del Tajo al Segura solo para consumo humano, algo que ya ocurrió en noviembre. ¿Es un cambio de tendencia en el Ministerio de Transición Ecológica o es, simplemente, la evidencia de que no hay agua en los pantanos de Entrepeñas y Buendía y que quiere reservar la poca que queda?
Se dan las dos circunstancias. Evidentemente, no hay agua, estamos al 18,8% de volumen posible en Entrepeñas y Buendía. Pero también entiendo que la ley permitiría ahora mismo seguir trasvasando hasta 20 hectómetros cúbicos al mes. Es más, la propia comisión de explotación del trasvase así se lo propuso al Ministerio, que es quien tomó la decisión de trasvasar solo para consumo humano.
¿Es un cambio obligado por la sentencia del Supremo sobre la necesidad de mantener un caudal ecológico en el Tajo? Porque esta ministra empezó su mandato trasvasando...
Los ribereños nos hemos metido mucho con el Ministerio de Transición Ecológica y con el presidente del Gobierno, responsable último de todo lo que se hace. Hemos sido muy duros con ellos, pero es verdad que quizá ahora empezamos a ver que su objetivo era volver extraordinario lo que es ordinario (trasvasar todos los meses agua para regadío) y que estos son los primeros pasos. Ojalá nos tengamos que arrepentir de haber sido tan duros con ellos y que en breve podamos decir que nos equivocamos y que, efectivamente, solo teníamos que tener un poco de paciencia, que es lo que se nos pidió desde el Ministerio.
Paciencia están teniendo. Se dijo que la reforma de los planes hidrográficos iba a llegar a final de año y seguimos sin noticias sobre ellos. ¿Cuándo podrían llegar? ¿Qué esperan de estos nuevos planes de cuenca?
Es verdad que los planes de cuenca llevan unos meses de retraso, pero también es verdad que estamos viviendo una situación de inestabilidad política que no se había vivido nunca. Ahora mismo no hay Gobierno y esto puede interferir en la decisión de sacar la decisión de sacar a exposición pública el borrador de estas planes.
Se intuye que estos planes de cuenca van a incluir unos caudales ecológicos para el Tajo medio, pero ¿cómo van a afectar a la cabecera del río?
Deben suponer que, al menos, se doble la línea mínima de nivel de los embalses de cabecera, sino algo más. Tendría que subir a los 800-900 hectómetros o, incluso, llegar a los mil. Si no hay una subida así en el nivel de Entrepeñas y Buendía, no podremos atender las demanda del Tajo. ¿Esto va a suponer el cierre del trasvase o una disminución enorme de la posibilidad de trasvasar? Claro que sí, se trata hacer viable un río, no de hacer viable cualquier otra cosa.
¿Ve viable cerrar el trasvase Tajo-Segura de aquí a cinco años?
De aquí a cinco años el Tajo-Segura debería de estar cerrado para otra cosa que no sea abastecimiento humano en cualquier parte que hiciera falta.
¿Abastecimiento humano también por la Tubería Manchega?
También. Incluso para Murcia, si son capaces de justificar que necesitan agua del Tajo para abastecimiento humano, aunque lo van a tener difícil, puesto que con la desalación lo van a tener cubierto.
En resumen, para consumo humano el Tajo-Segura seguirá funcionando, pero para otra cosa que no sea eso estaría finiquitado en cinco años, sino es antes.
El tema de llevar agua del Tajo por la Tubería Manchega es polémico en los municipios ribereños de Entrepeñas y Buendía...
Es polémico por la situación que tenemos. Lo que no puede ser es que, al final, la consecuencias de la mala gestión del trasvase las suframos los ribereños. Si tuviéramos 1.500 Hm3 almacenadas en Buendía y Entrepeñas no habría ningún problema para enviar agua a Las Tablas de Daimiel, donde es urgente actuar. ¡Pero es que estamos hablando de que los embalses de cabecera tienen ahora 480 Hm3 siendo generosos y de ahí no se puede sacar nada para ningún sitio!
No se puede gestionar unos embalses por debajo del 20% de su capacidad y después querer enviar agua a todos sitios...
En breve la Junta va a convocar la Mesa Regional del Agua. ¿Confía en un acuerdo más o menos global?
Sí, esto seguro.
Asaja dice que no está muy por la labor y los ecologistas también se desmarcaron la pasada legislatura del tema.
Son más las cosas que nos unen que la nos separan, tanto con Asaja como con los ecologistas. El secretario general de Asaja, José María Fresneda, lo decía el otro día: somos todos juntos los que tenemos que ir a exigir un cambio de normativa o lo que haga falta para que el Tajo vuelva a ser un río vivo y útil para los castellano-manchegos. Si la unidad hace la fuerza, esta mesa lo que intenta es unir a todos para tener más fuerza y creo que se conseguirá. Y también con los ecologistas.
¿No le da un poco de envidia Murcia, donde están todos a una, hasta Vox?
Mucha, pero solo en la unión que tienen, en lo demás nada. No es nada envidiable que alguien utilice torticeramente la situación para su beneficio, con las consecuencias que ello tiene.
En 2007 Castilla-La Mancha logró un pacto para introducir el fin del trasvase en la reforma del Estatuto, aunque al final todo quedó en nada. ¿Sería conveniente volver a intentar meter el trasvase en la Estatuto ahora que se vuelve a hablar de nuevo en reformarlo o habría que guardar las fuerzas para otros guerras?
La verdad es que no sé si podemos pedir eso desde Castilla-la Mancha, pero si al final es la única posibilidad que se no deja, habría que hacerlo así. Es complicado, puedo entender que en su momento fracasara y no nos podemos permitir otra cosa como esa.
Volviendo a Murcia. Desde los ribereños han calificado en más de una ocasión de ‘mafia’ al Sindicato de Regantes del Tajo-Segura. ¿No se plantean ninguna acción legal para sacar a luz los regadíos ilegales que denuncian?
¡Es que es tan evidente que no son solo esas 10.000 hectáreas de regadío ilegal que salieron a la luz! ¡Esto es solo la punta de iceberg! Lo que no se entienden es por qué no actúa la Fiscalía en este tipo de asuntos.
¿Los municipios ribereños no se plantean ir a los tribunales con este tema?
Ya estamos en los tribunales para otras cuestiones y no es nada fácil. Es muy costoso económicamente. Entendemos que aquí se debería actuar de oficio la propia Confederación, una vez que han salido a la luz estos regadíos ilegales. Nosotros tenemos poca fuerza y recursos. Somos muy poquitos y tenemos muy poca relevancia de cara a la opinión pública.
Los regantes murcianos amenazan con grandes movilizaciones. ¿Es bueno que estén cabreados porque eso implica que las cosas están cambiando, o les da miedo porque este cabreo puede provocar un retroceso en la acción del Gobierno central?
Es genial. Que estén cabreados nos da la razón totalmente. Cuando alguien se enfada es porque se le hace daño. En este caso, la gestión que comienza a hacer el Gobierno les hace daño porque pone encima de la mesa la poca necesidad que tienen de seguir tirando del Tajo-Segura para el beneficio de sus ‘cositas’, que al final son las ‘cositas’ de cuatro. Dan la sensación de descubiertos.
A lo mejor ahora vuelven a la guerra del agua que inventaron ellos, sacando los tractores a la calle, pero eso tampoco nos viene mal del todo, porque así se visibiliza más el problema a nivel nacional. Cuando vea el resto de España como sacan los pies del tiesto, a lo mejor empiezan a entender que no llevan la razón en todo.
Se está viendo como sucesos como el desastre medioambiental en el Mar Menor, están calando en la opinión pública. Pero es verdad también que su mensaje de ‘agua para todos’ ha calado muy fuerte en la sociedad.
Lo de ‘agua para todos’ es un eslogan que les vino genial, aunque también es verdad que tienen muchos recursos para destinarlos a la difusión, recursos que les ha generado el Tajo. Pero también hay que insistir en que es una falacia, porque no era para todos, sino para llevar agua de unos a otros, y era más bien agua para todo, para todo tipo de usos. Es, por decirlo de alguna manera, como si me meto en la casa del vecino, me llevó lo que tiene, lo uso y cuando ya no lo necesito lo tiro a la basura.
Bajo el lema ‘agua para todos’ consiguieron engañar a la sociedad. España sentía que debía ser solidaria con ellos y la gente planteaba que, efectivamente, se debía llevar el agua del norte donde hiciera falta. Incluso entre los ribereños hubo quien pensaba entonces que necesitaban el agua y que había que dársela. Pero al final estamos viendo que la utilizan de una forma insostenible, inviable y con consecuencias como las que ahora estamos viendo en el Mar Menor.
Ahora el agua para todos se acabó, la gente sabe que no le debemos nada nadie. Cualquiera que haya estado en los últimos 20 años en el entorno de Entrepeñas y Buendía se dará cuenta de que lo único que hemos conseguido siendo tan solidarios es empobrecernos hasta el límite.