Seseña inaugura la primera pista de tenis de tierra batida

La tribuna
-
Seseña inaugura la primera pista de tenis de tierra batida

La pista, construida en el año 2010, presentaba daños estructurales que hacía imposible su reparación mediante una rehabilitación parcial, por lo que el Ayuntamiento de Seseña ha llevado a cabo una restructuración integral de la instalación

lt / toledo
El alcalde de Seseña, Carlos Velázquez, y el concejal de Deportes, Jaime de Hita, han participado, junto con el Club de Tenis de la localidad,  en la inauguración de la primera pista de tenis de tierra batida del municipio, la única de la comarca y de las localidades cercanas de Madrid, situada en la zona deportiva ACS, en Seseña Nuevo.
 La pista, construida en el año 2010, presentaba daños estructurales que hacía imposible su reparación mediante una rehabilitación parcial, por lo que el Ayuntamiento de Seseña ha llevado a cabo una restructuración integral de la instalación, saneando las grietas, aplicando una base de zahorra y levantando una nueva solera de hormigón de 10 centímetros.
Finalmente, y en estrecha colaboración con el Seseña Tenis Club, se ha optado por un novedoso acabado en tierra batida, «una superficie muy poco común en la zona y que da un salto de calidad en las instalaciones, abriendo una posibilidad de juego para los usuarios, que hasta ahora tenían que hacer largos desplazamientos para optar a una pista de estas características», señalan fuentes municipales.
El alcalde, Carlos Velázquez, indicaba que «el equipo de gobierno municipal sigue fiel a su compromiso de seguir mejorando las dotaciones deportivas de Seseña, apostando por la innovación, la calidad y la mejora continua de las instalaciones, para garantizar a los deportistas una experiencia deportiva acorde con sus expectativas».
Gracias a las nuevas tecnologías e innovaciones aplicadas a superficies deportivas, la composición y construcción de la pista no es la habitual,  sino que se ha instalado una moqueta sintética que hace de sustrato para la capa de tierra. Esta tecnología, consigue todas las sensaciones de la Tierra batida para el usuario, pero además de reducir costes de construcción, amplía la durabilidad de este tipo de instalaciones y simplifica las tareas de mantenimiento.