Los últimos carteles de Luis Alba

ADM / TOLEDO
-

El Archivo Municipal aprovechó el Día Internacional de los Archivos para recordar al coleccionista toledano, recientemente fallecido, a través de la restauración de 18 carteles procedentes de su fondo

Los últimos carteles de Luis Alba

El Archivo Municipal celebró la semana pasada el Día Internacional de los Archivos con una doble propuesta. De una parte, una exposición virtual de fotografías sobre el Corpus realizadas entre 1982 y 1997. De otra, un entrañable y dolido homenaje al coleccionista Luis Alba González, profesional del turismo, académico y compilador del imaginario toledano, fallecido el 14 de mayo.
Consciente de la importancia de su labor, el equipo que coordina el archivero municipal, Mariano García Ruipérez, ha alojado en la página web de la institución un nuevo recurso virtual relacionado con los abundantes fondos de la Colección Alba: la restauración de 18 carteles realizados en tela, alguno de ellos realizado en la primera mitad del siglo XIX. 
Los documentos, impresos sobre tafetán, raso y sarga, aunque en buen estado de conservación, presentaban los problemas de cualquier otro material antiguo similar, plegados y con pequeños desgarros, a veces adheridos sobre superficies de cartón ácido que no contribuían a su conservación. De su limpieza, restauración y presentación -destinada a la preservación de estos fondos en un planero del Archivo- se ha encargado Silvia Brasero Méndez, conservadora-restauradora de bienes culturales. 
Los últimos carteles de Luis AlbaLos últimos carteles de Luis AlbaPosteriormente, el personal del Archivo Municipal ha escaneado y digitalizado los documentos en alta resolución para que no sea necesario manipular los originales.
un título de 1839. El informe de restauración que acompaña a las imágenes de los 18 carteles, lo mismo que las fotografías del proceso, incluye una clasificación básica de los mismos. El más antiguo es un título de licenciatura de Ricardo Merás, otorgado en 1839. De 1864 es otro documento similar, con el nombre de Thomas Heredero Díaz y Regañón como titular.
La mayor parte de la colección está formada por estampas religiosas, devociones toledanas como la Virgen del Sagrario, pero también imágenes veneradas en localidades como Yepes, Villarrubia de Santiago y Consuegra (del Cristo de la Vera Cruz, en este último caso, destaca la representación de todo su retablo, tal como se conservaba en 1846).
Los últimos carteles de Luis AlbaLos últimos carteles de Luis AlbaSiguen en número a las imágenes religiosas carteles taurinos y teatrales, algunos tan bellamente ejecutados como el de la Academia General Militar, que anunciaba en 1891 la programación de un festival con motivo de las fiestas de la Inmaculada. Estos documentos, obviamente, poseen un gran interés para los investigadores, pues recogen desde nombres de toreros hasta títulos de piezas teatrales, entre los años 1861 y 1937.
«Hasta el siglo XVIII -explica Silvia Brasero Méndez-, los carteles relacionados con el reclutamiento militar y los espectáculos (en España destacan los taurinos) fueron los más habituales. Sin embargo, a partir de ese periodo y como reflejo del desarrollo económico y social, se fue extendiendo su uso hasta convertirse en el medio de comunicación más característico del siglo XIX. De hecho, su efectividad visual y su potencial comunicativo hicieron de él una herramienta eficaz para anunciar cualquier producto, espectáculo o acontecimiento, complementando la publicidad recogida en la prensa de la época. Así, estos carteles y estampas textiles, además de su valor artístico, nos pueden aportar mucha información de tipo sociológico, político y económico, ya que en ellos se reflejan determinados usos y costumbres característicos de los periodos en los que fueron impresos».