Iniciativa pide proteger el parque residencial del Casco

J Monroy
-

Recuerda que mientras que desciende el número de viviendas vacías, también se reduce el número de vecinos, en un barrio que es zona urbana de carácter residencial

Iniciativa pide proteger el parque residencial del Casco - Foto: Yolanda Redondo


Iniciativa Ciudadana pide al Ayuntamiento de Toledo que ponga en marcha una normativa urbanística que proteja el carácter residencial del parque de viviendas del Casco histórico.
El colectivo vecinal ha elevado una proposición al Consejo de Participación del Casco y Azucaica que se celebra hoy en el que solicita al Ayuntamiento que, dentro de sus competencias urbanísticas de usos del suelo, elabore y apruebe de forma urgente una normativa, «que proteja, de forma real y eficaz, el carácter residencial del Casco Histórico, resguardando el parque de viviendas residenciales del barrio, limitando los usos turísticos, y congelando en el Casco histórico las autorizaciones municipales de cambio de uso de residencial a turístico de edificios de viviendas hasta la entrada en vigor de dicha normativa». Esto podría hacerse a través de la modificación del Plan Especial del Casco Histórico o a través de otra nueva norma urbanística especial.
Para justificar la necesidad de esta medida, el portavoz vecinal, Hilario Alarcón, recuerda al Consejo que mientras que cada vez hay menos viviendas vacías en el Casco, curiosamente, hay un importante descenso de vecinos. Según datos del Ayuntamiento de Toledo de 2011, en el barrio del Casco histórico, con unas 6.300 viviendas en total, había 1.600 viviendas vacías (25 por ciento). Pero la EMV ha actualizado estos datos en 2017, según informó en la Mesa Municipal de la Vivienda en Toledo. Esta actualización marca que en el barrio del Casco histórico el número de viviendas vacías había bajado hasta 1.200. Es decir, desde el año 2011 hasta el año 2017, 400 inmuebles del Casco han dejado de estar en el listado de viviendas vacías. Pero, en el mismo periodo de tiempo, según datos del padrón municipal, este barrio ha perdido 875 vecinos residentes, aumentando el problema de su despoblamiento.
Al haber menos viviendas vacías, argumenta Alarcón, los datos del Casco histórico deberían reflejar un aumento de población. Sin embargo, es todo lo contrario: hay menos vecinos viviendo en el barrio. «Estos datos se explican con el fenómeno de turistificación inmobiliaria galopante de la que está siendo víctima el Casco histórico como barrio residencial», concluye el portavoz vecinal.
Autorizaciones. Porque, critica Alarcón, «la conjunción de un Ayuntamiento de Toledo que autoriza automáticamente toda solicitud de cambio de usos residenciales a usos terciarios turísticos, junto con el aumento de hoteles y hostales en edificios concebidos como residenciales, junto con el crecimiento descontrolado de usos mercantiles turísticos en viviendas que fueron construidas para ser domicilios de residentes, y junto con la continuada pérdida de vecinos, hacen que, en la actualidad, el carácter residencial del barrio del Casco histórico se encuentre en una pendiente de grave riesgo.
Todo ello, apunta Alarcón, teniendo en cuenta que, atendiendo a la normativa urbanística vigente, de obligado cumplimiento por el Ayuntamiento, el barrio del Casco es zona urbana de carácter residencial, «es decir, para uso preferente y predominante de vivienda, y que los crecientes y numerosos cambios de usos residenciales a turísticos, concentrados exclusivamente en este barrio, alteran e incumplen, vía hechos consumados, el carácter residencial del Casco».