El Villarreal cambia de cara

SPC
-

El debut de Luis García en el banquillo se solventa con la clasificación gracias a un gol de Samu Chukwueze y otro de Toko Ekambi ante el Spartak de Moscú y accede a dieciseisavos como primero de grupo

Luis García debuta con triunfo, pase y liderato - Foto: LALIGA

El Villarreal superó ayer al Spartak de Moscú por 2-0 en la última jornada de la fase de grupos de la Liga Europa. Resultado que le permite lograr la clasificación para los dieciseisavos y, además, como líder del grupo en el debut de Luis García Plaza como entrenador del conjunto castellonense.
El primer tiempo del encuentro fue trepidante, con mucho ritmo, ya que ambos equipos saltaron al terreno de juego con la idea clara de ir a por el triunfo, porque los dos se jugaban el pase.
El dominio inicial del ‘submarino’ obtuvo pronto premio, gracias a un rechace en el área que Samu Chukwueze convirtió en gol con un disparo colocado al palo largo.
La reacción del Spartak de Moscú, al que solo le valía la victoria para pasar de ronda, fue fulgurante y dispuso de hasta tres buenas oportunidades para empatar en apenas cinco minutos.
El cuadro amarillo consiguió serenar algo el partido y crear peligro cada vez que entraba en contacto con el balón el goleador, aunque la más clara la tuvo el equipo moscovita, a 10 minutos del descanso, tras un remate de Hanni que despejó el meta Andrés Fernández.
No pudo reanudarse de mejor forma el partido para el Villarreal que, cuando apenas habían transcurrido dos minutos del segundo tiempo, amplió su ventaja gracias a una inteligente pared entre Toko Ekambi y Pablo Fornals, que el atacante camerunés concretó en el 2-0.
Los rusos estaban obligados a marcar tres goles para no quedar eliminados y el partido se abrió por completo. El Spartak pudo recortar diferencias tras un error de Víctor Ruiz que permitió a Zé Luis cabecear al palo.
En la siguiente jugada, el gol pudo llegar para el Villarreal en una doble ocasión de Cáseres, que en primera instancia despejó el portero y en su segundo remate fue el larguero el que evitó el tanto.
El partido lució vistoso, con un bloque visitante lanzado en busca de un tanto que le abriera el camino de la esperanza y un Villarreal que llegaba con peligrosidad.
En el último cuarto del encuentro, el equipo moscovita fue perdiendo la fe y los de Luis García también serenaron su juego dando por bueno el resultado.