Presentación de lujo para el CD Cazalegas-Ebora Formación

La Tribuna
-

La puesta de largo de la primera plantilla del club cazalegueño se celebró sobre el césped de uno de los campos de la Ciudad Deportiva Ébora Formación y contó con la actuación del 4 veces campeón de España de Freestyle Football, Javier Sanz Aguilar

Presentación de lujo para el CD Cazalegas-Ebora Formación - Foto: Andres L.B.

Los campos de la Ciudad Deportiva Ébora Formación han sido el mejor escenario para la presentación del primer equipo del Club Deportivo Cazalegas-Ébora Formación, que contó con numeroso público, todas las medidas de seguridad y la actuación del cuatro veces campeón de España de Freestyle Football, Javier Sanz Aguilar. Un espectáculo de fuegos artificiales puso fin a una presentación que nace con la mayor de las ilusiones.

La cita arrancó con la entrada espectacular al complejo deportivo de los jugadores y el cuerpo técnico en el autobús del club, ante las miradas de asombro y los aplausos del público asistente. Un público que fue protagonista de la presentación pues disfrutó de la misma sentado, con la distancia social a la que obliga ahora la situación sanitaria, sobre el césped del campo 2 de la Ciudad Deportiva Ébora Formación, según informan desde el centro de Formación Profesional Específica en nota de prensa.

Ya sobre el terreno de juego, uno de los platos fuertes de la noche para el “pitido inicial”: la actuación de Freestyle Football del cuatro veces Campeón de España y número 10 del ránking mundial Javier Sanz Aguilar. “Javi Freestyle” dejó a todos los asistentes boquiabiertos con una primera actuación en donde el balón, literalmente, hacía lo que el deportista quería, demostrando un asombroso dominio del esférico. A continuación, Javier Sanz “retó” a dos canteranos del club y al jugador Javier Espinosa en la realización de determinados trucos, haciendo las delicias del público.

Presentación de lujo para el CD Cazalegas-Ebora FormaciónPresentación de lujo para el CD Cazalegas-Ebora Formación

 

Presentación. A continuación llegaba el momento de conocer a los integrantes de la primera plantilla del Club Deportivo Cazalegas – Ébora Formación, y lo hicieron con un espectáculo de luz y sonido con el que fueron saliendo al césped mientras eran presentados por los speakers del acto, recordando así a las grandes presentaciones de los clubes de fútbol.

Presentada la plantilla, le llegó el turno al que va a ser primer entrenador del equipo, Daniel Hernández Baños “Dani Baños”, y al Director Deportivo del primer equipo, Gustavo Ayuso.

Presentación de lujo para el CD Cazalegas-Ebora FormaciónPresentación de lujo para el CD Cazalegas-Ebora Formación

Hechas las presentaciones, llegó el momento de los discursos. En primer lugar fue el alcalde de Cazalegas, Francisco Javier Blanco, el primero en tomar la palabra para manifestar el orgullo y la satisfacción que le producía que este proyecto deportivo tan ilusionante naciera y tuviera como principal motivo el equipo de fútbol que lleva el nombre del término municipal, deseándoles la mejor de las suertes y convencido de que llevarán el nombre de Cazalegas muy lejos.

A continuación, turno para el director y la subdirectora de Ébora Formación, Iván Fernández Grajera y Olivia Blázquez Torralba, presidente y vicepresidenta del club deportivo, respectivamente. Ambos incidieron en la ilusión con la que afrontan este reto, este nuevo paso adelante en su filosofía empresarial que ahora adopta también esta vertiente deportiva. En concreto Iván Fernández quiso lanzar un mensaje motivador a los jugadores, cuerpo técnico y aficionados incidiendo en la seriedad y profesionalidad del proyecto, apostando por dotar poco a poco de estructura a la entidad para, con trabajo constante y disfrutando del recorrido, poder hacer algo grande y bonito el día de mañana.

El broche de oro fue tan inesperado como espectacular. Para ello, el presidente de la entidad y el speaker del acto retaron al jugador Javier Espinosa a marcar un gol, a un solo toque, desde el centro del campo. Para complicar aún más la situación, se apagaron las luces del campo y, al más puro estilo encendido de la llama olímpica en Barcelona 92 una vez que el balón salió golpeado por Espinosa, comenzó un espectáculo de fuegos artificiales desde detrás de la portería hacia la que había chutado.

De este modo se llegaba al final de una presentación donde la ilusión fue la nota predominante hacia un proyecto que demostró que va en serio.