Los vecinos de las urbanizaciones de Almorox son evacuados

SLH
-
Los vecinos de las urbanizaciones de Almorox son evacuados

Unas 60 personas con parcelas en El Romillo y El Pinar pasan la noche en el colegio público del pueblo


El incendio que se desató el pasado viernes en Almorox y que se extendió a la Comunidad de Madrid ha calcinado ya en ambos territorios casi 4.000 hectáreas y no pudo ser controlado este domingo por el viento cambiante, las altas temperaturas y porque se dividió en dos flancos, este y oeste.
Trescientas noventa personas trabajan en las labores de extinción de este fuego que en la Comunidad de Madrid afecta a las localidades de Cadalso de los Vidrios y Cenicientos, aunque su origen tuvo lugar junto al depósito de agua de la localidad toledana.
Las llamas obligaron a desalojar a otras cuarenta personas de la urbanización ‘El Encinar del Alberche’, perteneciente al municipio madrileño de Villa del Prado, además de las del camping de Cadalso de los Vidrios y las dos de Almorox, ‘El Romillo’ y ‘El Pinar’. Además, se tuvieron que cortar varios tramos en las carreteras M-541, M-542; M507 y M-546.
El alcalde de Almorox, José Martínez, en declaraciones a La Tribuna, aseguró que la situación a última hora de la tarde «era bastante crítica». El viento complicó las tareas de extinción durante la mañana del domingo, obligando a evacuar a los vecinos de estas dos urbanizaciones toledanas pasadas las once de la mañana.«Muchos de ellos se han ido a sus casas, dado que las que tienen en las urbanizaciones es su segunda vivienda, pero hemos tenido que alojar a unas 60 personas y varias mascotas en el colegio público de la localidad».
Las instalaciones del centro educativo ‘Silvano Cirujano’ ya estaban preparadas en la noche del sábado tras reavivarse un foco en Peña Cadalso debido al fuerte viento.
Así, en el colegio público pasaron la noche por precaución estas 60 personas, añadió el regidor almorojano, que indicó que aunque las instalaciones del centro educativo no son las más óptimas, «no les falta de nada». «Hemos llevado ventiladores, aires acondicionados, comida y bebida fresca para que pasen lo mejor posible este trago», dijo Martínez. En concreto, se prepararon varias aulas, con camas y todo lo necesario, como elementos de aseo, organizando una especie de albergue.
Preguntado por las sensaciones ante una pronta extinción de las llamas, el alcalde adelantó que, tras hablar con los responsables del equipo que dirige el operativo, confió en que el viento no cambie de dirección durante la noche del domingo al lunes. «Son bastantes optimistas. Hay buenas sensaciones si el viento no cambio», apostilló Martínez.
El director general de Protección Ciudadana en funciones, Emilio Puig; el delegado en funciones de la Junta en Toledo, Javier Nicolás, junto al presidente de la Diputación de Toledo, Álvaro Gutiérrez, se desplazaron en la tarde de ayer a Almorox para interesarse por los vecinos de las urbanizaciones de ‘El Pinar’ y ‘El Romillo’ que se encuentran desalojados por prevención.
Acompañados del alcalde de Almorox y de personal de Cruz Roja visitaron una de las aulas del colegio.
Los responsables del Gobierno regional y el presidente de la Diputación también mantuvieron un contacto con miembros de los retenes que se encuentran en la zona, para conocer los detalles de los trabajos que están realizando, así como de la situación y la evolución del siniestro.
perímetro de seguridad. El presidente de la Comunidad de Madrid en funciones, Pedro Rollán, también acudió al puesto de mando situado en Cenicientos, acompañado por el director de la Agencia de Seguridad y Emergencias 112, Carlos Novillo y por la delegada del Gobierno en Madrid, Paz García Vera.
Ante los periodistas Rollán señaló que es «materialmente imposible» que el fuego quede controlado de momento, porque el viento cambia «continuamente» y las temperaturas son «altísimas», lo que dificulta las labores de extinción.
La «hoja de ruta», informó Rollán, ha sido establecer un «perímetro de seguridad» donde los efectivos están redoblando sus esfuerzos para que el fuego no se propague, con dos vías de trabajo: «consolidar las poblaciones» y «atacar el fuego para evitar que se propague», detalló Novillo.
A primera hora de este domingo se activó el nivel 2 del plan de emergencias contra incendios. En las labores de extinción trabajaban, al cierre de esta edición, 200 bomberos de la Comunidad de Madrid, 140 de la UME, 100 bomberos de Castilla La Mancha, 34 guardia civiles, 8 miembros del Summa y ocho Agentes Forestales.

Los vecinos de las urbanizaciones de Almorox son evacuados  Yolanda Redondo
Los vecinos de las urbanizaciones de Almorox son evacuados - Foto: Yolanda Redondo