La zona verde del Casco estrena 32 plazas y amplía horario

M.G
-
Momento de presentación de la nueva configuración de la ORA.

Hoy entra en marcha la medida municipal con la que los residentes podrán aparcar de 10 a 20 horas de lunes a sábado y de 10 a 14 horas domingos y festivos. La calle Cervantes se inaugura como zona verde

El verde va ganando terreno en el Casco y no tiene que ver con los árboles. El Ayuntamiento acaba de ampliar la zona verde de aparcamiento regulado con 32 plazas, situadas en la calle Cervantes, y ha decidido también incrementar el horario para que los vecinos tengan mayor facilidad a la hora de dejar el coche a partir de hoy. La alcaldesa de Toledo, Milagros Tolón, ha anunciado esta iniciativa, «una medida que ha ido a máximos y beneficia al 100% de los vecinos».
La semana se inició con el convenio con Telefónica para realizar la instalación de fibra óptica en parte de la ciudad y en el Casco y termina, como ha apuntado la alcaldesa, «con una medida necesaria para mejorar la calidad de vida» de los residentes en un Casco vivo y de gran tamaño.
En este sentido, Tolón ha explicado que los técnicos y la Policía Local llevan tiempo trabajando en esta actuación, incluida en el pliego de condiciones del contrato que mantiene actualmente Eysa, que permite desde hoy aparcar a los residentes, incluidos los de La Antequereruela, en zona verde durante los 365 días del año con un horario de 10 a 20 horas de lunes a sábado y de 10 a 14 los domingos y festivos.
 La ampliación de horario tiene como objetivo facilitar el aparcamiento, sobre todo, durante los fines de semana, ya que los residentes sufrían una problemática compleja debido a la ocupación de plazas. Por tanto, ahora disfrutarán de 3.197 horas de estacionamiento regulado al año, un aumento del 65%, 1.258 horas más que las disponibles hasta el momento.
«Toledo es una ciudad viva y es nuestra obligación mantener la singularidad del Casco Histórico con actuaciones que mejoren el día a día de los vecinos y una oferta de servicios igual a la de otros barrios»,  aseguró Tolón, convencida de que este tipo de medidas ayudan a afianzar la población «potenciando el uso residencial». Además, ha subrayado el avance de la ciudad «basada en el desarrollo, la innovación, la solidaridad, los servicios públicos de calidad, la sostenibilidad, la cultura y la cercanía».
El concejal de Movilidad y Seguridad Ciudadana, Juan José Pérez del Pino, ha explicado que lo más complicado es mantener un equilibrio entre el tráfico y la vida de los residentes en el Casco y considera que con esta medida «se  protege a los vecinos», aunque ha insistido también en que la zona azul y la naranja en el Casco no se han tocado, salvo para reducir 32 plazas de la primera.
«El objetivo del siglo XX era que los coches llegaran a las ciudades y el del siglo XXI que no entren, con lo que habrá que potenciar el transporte público», ha comentado Del Pino,  consciente también de que esta iniciativa necesita unos días en el calendario para que la ciudadanía la conozca, con lo que en las próximas dos o tres semanas no se multará en la nueva zona verde de la calle Cervantes.
Del Pino tiene claro que la protección de los vecinos del Casco no  supon un aumento de dificultades para el acceso al Casco y defiende que las 1.600 plazas en aparcamientos abiertos y disuasorios «son suficientes» para cubrir la demanda de tráfico en la ciudad junto a las 700 plazas de aparcamientos públicos. Y ha recordado que los conductores podrán estacionar en zona verde a partir de las 20 horas y los domingos por la tarde.
Por otra parte, el concejal aprovechó para lanzar un mensaje y aconsejar a los conductores que no residen en la ciudad el uso del transporte público para acceder al Casco Histórico o el estacionamiento en aparcamientos como suele hacerse cuando se accede a otras ciudades.