La actuación en el Corral de Don Diego valdrá 2,5 millones

CM
-
Imagen de cómo será, tras la intervención planificada por el Consorcio, este interesante espacio urbano.

Desde el Consorcio se lleva tiempo trabajando en torno a una propuesta de actuación urbana secuenciada en cinco años -o diez si es necesario- y planificada sobre 14 intervenciones definidas y estimadas económicamente

Con un proyecto madurado y avanzado en un informe de bases que contiene una evaluación inicial tanto de los posibles costes como de las actuaciones requeridas, todo parece indicar que la rehabilitación del Salón Rico y su entorno urbano comienza a contemplarse como una realidad, por lo menos, a medio plazo. Con el convencimiento de que este es el momento adecuado para iniciar una intervención compleja -por la necesidad de conjugar los intereses privados y los públicos de un gran número de actores implicados-, desde el Consorcio se ha estimado que la ejecución del plan va a suponer una inversión de 2.510.000 euros.
Cantidad importante a la que la institución ha decidido hacer frente -una vez se analice y apruebe el proyecto- dividiendo las cuantías de cada una de las fases entre los dos semestres de cada uno de los cinco años previstos para la ejecución. Por ello, y con el objetivo de no generar apuros económicos en las cuentas del Consorcio, el primer año se dedicarían 38.000 euros al levantamiento topográfico, el estudio histórico y las labores de desbroce y limpieza (estas en el segundo semestre). La actuación -establecida como ‘urgente’- sobre las yeserías del Salón Rico y los trabajos para asegurar el perímetro de la zona englobarían la segunda fase por 100.000 euros.
El tercer año se acometerían los estudios arqueológicos y la restauración de los sótanos abovedados, trabajo estimado en 200.000 euros, mientras que el cuarto año se centraría en la rehabilitación del edificio de la EMV, la compra de edificios perimetrales al Salón Rico, y la elaboración de los estudios y proyectos técnicos.
Este apartado supone la mayor inversión, ya que el coste se estima en 997.000 euros, con lo que en este punto la inversión acumulada alcanzaría ya 1.335.00 euros a falta de un último año en el que se ejecutarían las obras de urbanización y rehabilitación del Salón Rico y de los inmuebles perimetrales por un importe de 1.175.000 euros.
El presupuesto total, tal y como recoge la propuesta, se articula en torno a 14 acciones cuantificadas y definidas en tiempo y forma. Así, sobre las estimaciones económicas más elevadas, cabe destacar la actuación relativa a la reestructuración y rehabilitación del edificio de la EMV, con 460.000 euros, y la partida de 537.000 euros consignada para la adquisición de los inmuebles pretendidos por el Consorcio para realizar una intervención integral que aporte, de una vez por todas, una solución urbana a una zona de alto -y negativo- impacto visual en el Casco.
En cuanto a los objetivos planteados en el Área de Rehabilitación nº 1 ‘Corral de Don Diego’, mantiene la premisa de combinar un nuevo espacio público con instalaciones de tipo hotelero y hostelero -siempre y cuando se cuente con el interés empresarial-, la rehabilitación residencial y la conservación del importante patrimonio contenido en el Salón Rico.
Para ello, se ha previsto la creación de un plaza -tal vez con un estanque- que recupere el espacio para los ciudadanos y que ofrezca a los empresarios la oportunidad de establecerse con pequeños comercios, área que dejaría de estar limitada por una tapia -como la que ahora ‘luce’- y que contaría con una suerte de pantalla verde.
De momento, y a la espera de que se resuelvan los últimos detalles para iniciar un proyecto vendido por todos y cada uno de los equipos de Gobierno municipal instalados en el cargo desde el pasado 2004. No hay que olvidar que presidía la comisión del Consorcio, la primera vez que se presentó esta iniciativa urbana, el alcalde ‘popular’ José Manuel Molina, quien estimó la finalización de las obras para la primavera del 2006.
En este sentido, y con la intención de ir abriendo un camino mil veces enquistado, desde el Consorcio ya se piensa en limpiar toda la zona -que presenta un estado lamentable- compartiendo con la ciudadanía el proyecto planteado para un espacio con mucho potencial no sólo en el ámbito de la protección del patrimonio, sino también en el de la recuperación y dinamización pública.